Con las urnas de las elecciones generales aún calientes, un nuevo proceso electoral se puede presentar en el horizonte. Lejos de tratarse de una repetición de los comicios del 20 de diciembre (aunque ya veremos), esta convocatoria no servirá para constituir un nuevo Parlamento, sino para darle un nombre a la próxima versión de Android.

Las versiones del sistema operativo móvil de Google han sido tradicionalmente bautizadas con el nombre de algún postre o dulce siguiendo un orden alfabético. Así, después de Kit Kat, llegaron Lollipop y el flamante Marshmallow.

Sin embargo, el CEO de Google, Sundar Pichai, ha dejado sobre la mesa recientemente la posibilidad de que la próxima versión de Android (que debería comenzar por la letra “N”) podría recibir el nombre que decidan los internautas a través de una encuesta ‘online’.

Pichai contó esta posibilidad en un encuentro con estudiantes de Nueva Delhi, subrayando el hecho de que países con grandes poblaciones, como la India, podrán influir en gran medida en el nombre. ¿Será el próximo Android el primero que no recibirá el nombre de un postre occidental? Las urnas decidirán.