BREVE PERO INTENSO

BREVE PERO INTENSO

Primer contacto con Surface Pro 4: lo último de Microsoft tiene buena pinta

Aunque iba con ganas de darle duro, solo lo he podido probar un ratito, pero el Surface Pro 4 no necesita mucho más para dejar buen sabor de boca

Surface Pro 4
Surface Pro 4 | Bruno Toledano

El Surface Pro 4 será, seguramente, ‘esa cosa tan rara que llevas ahí’ que todo el mundo apuntará con el dedo y por el cual te preguntarán si te ven con él y tienen confianza suficiente. Los ordenadores híbridos siguen siendo esos cacharros a los que nadie se acostumbra pero que, poco a poco, van conquistando una buena parte del mercado. Y co ésta, Microsoft ya lleva cuatro versiones refinando sus ideas.

Realmente, a primera vista, el Surface Pro 4 es genial: tiene un teclado mejor, un trackpad más grande y de un material más agradable al tacto. Su pantalla es un pelín más grande y tiene un lápiz pegado a un lado, por aquello de que usar un lapicero digital es un aspecto clave del producto.

Todo esto es mejor que en el modelo inmediatamente anterior, el Surface Pro 3, y ya puestos a mirarle las tripas, su rendimiento también debería ser superior. Según Microsoft, hasta un 30% más potente y con una batería de hasta 9 horas, aunque estos datos habría que comprobarlos con más tiempo, así que tomadlos 'cum grano salis'.

Mis mayores temores con respecto al Surface Pro 4 parecen infundados, eso sí puedo decirlo ya. Aunque me falta pasar unas horas trabajando con él, el teclado y el trackpad son bastante mejores y están casi a la altura de un buen portátil. La idea de trabajar con él fuera de casa no me resulta atrevida en absoluto con estos dos aspectos reguleros del Surface Pro 3 resueltos, sino que es casi tentadora por el añadido del lápiz digital.

El lapicero se comporta bastante bien en el entorno Microsoft y permite tomar capturas de pantalla, pintar sobre ellas y, sumado al navegador Edge que viene ahora con Windows 10, puede facilitar mucho las típicas notas a pie de foto que se adjuntan en correos para compañeros que no se enteran de cómo funciona algo.

Llevado a Photoshop, el resultado no es tan preciso ni tan fluido como en OneNote, pero sigue estando a la altura de una tableta digitalizadora y puede ser algo tentador para un dibujante o un diseñador. Me hace falta más tiempo con ambos para recomendarlo del todo en este sentido.

En cuanto a potencia, no puedo juzgar si realmente existe una gran diferencia entre los tres procesadores que Microsoft ofrece para Surface Pro 4. Desde el más modesto m3 a un muy avanzado procesador i7 de sexta generación, ambos de Intel, la gama del híbrido va de media a alta y por todos los puntos intermedios, con opciones de 4 y 8GB de RAM y 128 y 256GB de disco duro para el modelo i5, y de hasta 16GB de RAM y hasta 1TB de disco para el i7.

Los precios, os los podéis imaginar, altos: de 1.000 euros el modelo básico a más de 2.000 el más avanzado.

Ciertamente, no es un producto barato, pero como Microsoft quiere que Surface Pro 4 sea el abanderado de los híbridos con Windows, han hecho un producto que han decidido llamar 'premium' y que realmente tiene un aspecto, un tacto y un rendimiento más que adecuados, así como detalles por todas partes. Desde el lápiz que se pega al lateral izquierdo (solo al izquierdo) hasta el teclado que aguanta todo el peso del Surface o que deja de funcionar si le das la vuelta completa y lo pones en la parte trasera del tablet, pasando por el lapicero que invoca a Cortana y que tiene un borrador que lo hace muy natural al uso, además de servir para hacer capturas de pantalla si lo aprietas una o dos veces.

Estéticamente no será muy diferente del Surface Pro 3 – ojo al detalle de poner el logo de Windows detrás en lugar de la palabra Surface –, pero realmente parece un paso adelante en el lapicero, en el teclado (que se vende por separado a 150 traca-tracas) y, seguramente, en rendimiento. El 19 de noviembre, si os convence, pasaros por una tienda donde lo tengan expuesto, probadlo un ratito y decidid.

Yo ando muy, muy tentado de sustituir mi Macbook de aluminio de 2008 (soy así, cuido mucho las cosas y me duran) por el Surface Pro 4: me llama la atención lo de pintar en la pantalla y el teclado y el trackpad parecen suficientemente buenos para que no eche de menos los de Apple. Lo probaré un poco más antes de decidirme.

Oh, y si sois de los que tenéis más curiosidad por el Surface Book, el portátil con pantalla que se convierte en tablet por un rato, Microsoft aún no tiene fecha para nuestro país. Ya lo sentimos.

Bruno Louviers | @brunolouviers | Madrid | 03/11/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.