Es el segundo terminal de LG que conocemos esta semana, tras el lanzamiento ayer del LG Stylo 6 y su lápiz. En este caso se trata de la nueva generación de uno de los teléfonos más populares de la firma surcoreana en la gama media, el LG Q61. Un teléfono que además de un precio que probablemente será bastante ajustado, cuenta con otros aspectos muy interesantes. Una gama media que en estos tiempos de crisis ganará muchos enteros en el mercado, al ser los teléfonos más accesibles para la mayoría de nosotros.

Características del LG Q61

Este nuevo teléfono llega con un diseño mejorado, que ahora incluye una pantalla sin bordes y con un agujero en su esquina para la cámara de fotos delantera. Algo que cambia por completo su aspecto y le da un toque más Premium Se trata de una pantalla de 6.5 pulgadas con resolución HD+ y relación de aspecto de 19.5:9, siendo bastante panorámica. A esta pantalla le acompaña un procesador ya clásico en la gama media, como es el MediaTek Helio P35, y que ha demostrado estos años un buen desempeño en esta gama, perfecto para el día a día de la mayoría de usuarios móviles. Le acompañan 4GB de memoria RAM y 64GB de almacenamiento interno ampliables mediante tarjetas microSD. Por tanto en este aspecto viene bien equipado, aunque se agradecerían 128GB de almacenamiento.

LG Q61 | LG

La cámara de fotos en este caso ahora es cuádruple, con cuatro sensores. Esta cuenta con un sensor principal de 48 megapíxeles, y le acompañan otros tres sensores de 8 megapíxeles gran angular, 5 megapíxeles de profundidad y de 2 megapíxeles macro, por lo que se trata de una cámara muy completa que nos ofrece muchas posibilidades para hacer fotos de todo tipo. La cámara delantera para hacer selfies es de 16 megapíxeles, y como os decíamos, se encuentra integrada en un agujero de pantalla. La batería también cuenta con una gran capacidad, de 4000mAh, una tendencia a la que le ha costado sumarse a LG, pero que finalmente está adoptando.

La conectividad nos ofrece bluetooth 5.0, así como NFC para poder hacer pagos móviles en miles de establecimientos. También integra como es habitual conectividad Wifi o GPS. Cuenta con un conector USB tipo C para cargarse, así como un lector de huellas en la parte trasera. Un aspecto a su favor es que ha superado el estándar de resistencia de grado militar MIL-STD 810G que certifica que es un teléfono que puede resistir a los elementos y temperaturas más extremas, las mismas que se debería superar en un entorno tan exigente como el militar. El precio al que llega es de 270 euros al cambio. Un móvil que quizás decepciona un poco en su pantalla, que solo tiene resolución HD+. El precio de partida es algo elevado, pero es de esperar que pasados unos meses podamos verlo como en el caso de su predecesor a precio que ronden los 150 o 200 euros, momento en el que sí que se convertirá en un teléfono a tener en cuenta.