TecnoXplora » Móviles

A LOS GRANDES ANUNCIOS LES HA FALTADO ALGO, MIENTRAS QUE LAS PROMESAS NUNCA ESCASEAN

MWC 2017: un festival de promesas con poca cafeína

Se esperaba más de las grandes marcas de móviles en este Mobile World Congress 2017. Sus anuncios no han entusiasmado en exceso, una tarea que han dejado a las promesas sobre 5G, 'internet de las cosas' y realidad virtual.

Mobile World Congress 2017

Tecnoxplora Mobile World Congress 2017

Publicidad

De puertas para fuera el Mobile World Congress son los nuevos móviles. Y este Mobile 2017 ha sido el P10 de Huawei, el LG G6, el Xperia XZ Premium y, un escalón por debajo, los nuevos Nokia –no es la antigua Nokia sino HMD Global quien los fabrica, la empresa que compró los derechos de la marca, la cara visible al fin y al cabo-.

Pero como hay vida más allá de los móviles, los expositores estaban llenos de productos de todo tipo –desde los más variados cacharros del 'internet de las cosas' a automóviles, pasando por drones o gafas de realidad virtual–, así como demostraciones que el personal de los stands se afanaba por enseñarte y conferencias. Estás eran la parte menos festiva, más sesuda, destinada a técnicos o a medios especializados, en la mayoría de las ocasiones, muy especializados.

Y en estas conferencias se habló mucho de 5G. La promesa del futuro, una nueva generación de redes que resolverá los problemas de conectividad que ya se insinúan. El 5G ha sido una de las joyas conceptuales de este Mobile. El estándar aún no está listo, con lo que tampoco hay despliegues de esta tecnología, pero sí los hay de una fase intermedia (NB-IoT). Así, operadoras y proveedores de equipos de red han mostrado sus desarrollos, como el despliegue que han hecho en España Vodafone y Huawei, por poner un ejemplo.

Este avance técnico trae de la mano una tecnología asociada, 'Internet de las cosas'. El murmullo en torno ella ha sido constante. En este gran cajón de sastre cabe de todo: los coches conectados, los electrodomésticos y bombillas inteligentes... pero de lo que más se habla es de sensores. ‘Smart parking’, contadores de agua inteligentes o controladores que optimizan el rendimiento de una fábrica son algunos de los dispositivos que se exponían. Ayudarán a ahorrar, a hacer la vida más fácil a las personas y a las empresas: esta es la base del argumentario que se emplea para justificar su próxima introducción.

Gafas de realidad virtual | Tecnoxplora

En este mentidero gigante del Mobile, donde se susurran vaticinios tecnológicos a medio plazo, la realidad virtual sigue pidiendo paso. Así lo aseguran las empresas que están involucradas, pero la falta de anuncios en este terreno hace que las afirmaciones hagan cundir el desánimo.

Telefónica ha reclamado su parte de protagonismo con la ‘cuarta plataforma’, presentada en el evento y denominada Aura. Los responsables de la operadora la ven como un almacén para que el usuario guarde sus datos personales. La idea es protegerlos de los servicios como WhatsApp, Facebook o Google... aunque claro, están a disposición de Telefónica. Esta parrilla de información facilitará a los usuarios el interactuar con la compañía, ya sea para una reclamación o para pedir cualquier servicio, y ese es el objetivo anunciado.

Stand de Telefónica | Tecnoxplora

Cafeína para el consumidor

Este año el móvil más representativo del MWC ha sido el P10 de Huawei. La compañía estaba llamada a sustituir el vacío del Galaxy S8 y lanzó una nueva versión de su serie de alta gama más conocida. La doble lente mejorada –los smartphones han adoptado una pasión desmedida por la fotografía– así como su procesador de alto rendimiento y su batería lo sitúan en la franja más alta del mercado.

A esta franja también pertenecen el LG G6 y el Sony Xperia XZ Premium. Ambos destacan en dos factores concretos: pantalla y cámara. El panel del primero es de 2880x1440, con tecnología FullVision, mientras el sensor fotográfico cuenta con doble lente esta vez, que simula un objetivo gran angular, un exotismo para un smartphone. La propuesta de Sony sobre todo gira en torno a una pantalla 4K, como los mejores televisores. La fotografía corre a cargo de dos sensores, de 19 y 13 megapíxeles, con toda la potencia de la marca en este campo.

Samsung no presentó móviles pero no podía quedarse sin su papel. Este se resumió en el Galaxy Book –un convertible al estilo del Surface de Microsoft– y la Galaxy Tab S3.

Quien tuvo un rol inesperado para lo que solía tener en los últimos años fue Nokia. Bajo el paraguas de la conocida marca, HMD Global, que aparte de comprar los derechos del nombre tiene una plantilla sembrada de viejas glorias de la legendaria compañía finlandesa, relanzó el 3310. No es el viejo móvil, pero atrajo todas las miradas. Un reclamo, quizá, para acercar a los consumidores hacia unos smartphones gama media que prometen: tienen Android puro, pero más limitaciones que virtudes.

El caballo de batalla de las baterías sigue sin domar. Pero, si la duración no aumenta, el tiempo de carga sí ha disminuido en este Mobile. Lo ha hecho gracias a Meizu, que ha presentado una tecnología capaz de cargar una batería de 3000 mAh en 20 minutos.

Al final del Mobile se coló, como un alborotador que no había sido invitado a la fiesta, la filtración del Galaxy S8. Justo cuando el ánimo ya decaía, Samsung despertó extra oficialmente las miradas, otro año más.

Publicidad