Motorola está cambiando de arriba abajo su gama media, con un gran número de modelos One que cuentan con el sistema operativo Android One. Pero ahora la firma ha lanzado una nueva generación de su modelo G, en esta ocasión el Motorola Moto G8, el modelo estándar de su gama media más carismático. Este teléfono llega con muchas novedades, aunque sobre todo son las que tienen que ver con la cámara de fotos las que tienen más que decir en este teléfono. Un nuevo modelo que sin duda va a estar entre lo más destacado de esta gama durante 2020.

Características del Moto G8

Para empezar es un teléfono que cambia por completo externamente respecto de su predecesor, gracias sobre todo a una nueva pantalla sin bordes ni notch, que tiene la cámara de fotos frontal dentro de un agujero. Además de eso su nueva cámara de fotos triple detrás le da un aspecto más moderno y vanguardista a todo el conjunto. Un teléfono que cuenta con una pantalla ahora más grande, con un tamaño de 6.5 pulgadas y con resolución HD+ Esta como decimos está perforada con la cámara de fotos frontal. Además tenemos un procesador Snapdragon 665, uno de los clásicos de esta gama media, que tiene un rendimiento completamente demostrado y solvente. Junto a este procesador encontrarmos una memoria RAM de 4GB, así como 64GB de almacenamiento interno ampliable con tarjetas microSD.

La cámara de fotos en este caso es triple, con sensores de 16 megapíxeles, 8 megapíxeles ultra gran angular y 2 megapíxeles macro, por lo que en este aspecto gana claramente respecto de su predeceosr. En cuanto a la cámara de fotos frontal selfie, ofrece 8 megapíxeles con HDR. La batería ha dado también un gran salto, siendo uno de los más solicitados sin duda alguna. En este caso cuenta con 4000mAh, siendo además compatible con la carga rápida TurboPower de Motorola. Encontramos también conectividad bluetooth 5.0, así como GPS GLONASS, un conector USB tipo C, Radio FM y un lector de huellas en la parte trasera. Por tanto estamos ante un móvil que ha mejorado mucho respecto de su predecesor, sobre todo en términos de diseño y cámaras de fotos. Llega con Android 10 en una versión prácticamente sin capa de personalización.

El precio al que llega al mercado, de momento el brasileño, es de 250 euros al cambio, algo menos de lo que cuesta el Moto G8 Plus que hemos conocido hace relativamente poco. Un teléfono que por este precio quizás se le echa en falta una pantalla con resolución Full HD+, en lugar de la HD+ que tiene, pero desde luego es una gran bocanada de aire fresco respecto de su predecesor. Todavía no se sabe cuándo llegará a España, pero es de esperar que lo haga durante las próximas semanas, y que conozcamos oficialmente esos datos en unos días. De esta manera Motorola culmina la actualización de su gama más carismática, que es a su vez la que ha mantenido la excelente reputación de esta marca dentro del mercado, sobre todo de la gama media.