TecnoXplora » Móviles

EL MEJOR ANDROID WEAR

Moto 360: por el buen camino

El reloj de Motorola es el mejor dentro de la todavía escasa oferta de dispositivos Android Wear. Sin embargo, tanto su fabricante como Google todavía tienen trabajo por delante para hacer que sus productos sean imprescindibles.

Moto 360

Motorola Moto 360

Publicidad

Desde que Motorola mostró por primera vez su reloj inteligente con Android Wear, Moto 360, quedó claro que sería el rival a batir dentro de la plataforma. La compañía gritó su 'eureka' con un diseño circular clásico con el que entró -rodando- en un mercado que se había alejado de lo tradicional. Resulta que para descubrir la pólvora tan solo había que mirarse la muñeca, pero ningún otro fabricante se dio cuenta de que la clave estaba tan cerca. Pero no basta con parecer un reloj.

El problema de Moto 360 es que por ahora no es más que un proyecto con buena pinta, y eso no da dinero. Las bases están ahí; ahora toca ponerse manos a la obra y cuando Apple ya ha anunciado que va a entrar en tu mercado no vale con llamar a Pepe Gotera y Otilio.

Por el momento, Moto 360 es capaz de entrar por los ojos, que ya es algo de lo que no pueden presumir muchos de sus rivales. Una vez en la muñeca es capaz de hacer mucho, pero no todo bien. Y, sobre todo, durante muy poco tiempo. La duración de la batería es un talón de Aquiles, una rodilla de Sabonis y una tiroides del primer Ronaldo. Si se ajusta el brillo de la pantalla, se desactivan casi todas las notificaciones y se usa con moderación podría llegar a los dos días de autonomía, con suerte. Pero, claro, ningún coche consume gasolina en el garaje.

La buena noticia es que Motorola es consciente de este fallo y sin duda será uno de los problemas que tratarán de solucionar en la próxima versión. Además, de este modo también se simplificaría el quebradero de cabeza que supone cargar el Moto 360 con su base. En realidad, no es tanto el proceso (únicamente hay que colocar el reloj sobre ella) como el accesorio en sí, que deberá viajar allí donde vaya el smartwatch. Si tu producto tiene una autonomía que en ocasiones no le permitirá llegar al final del día, tal vez lo más inteligente habría sido permitir que cualquier cargador lo devolviese a la vida.

Ahora bien, mientras funciona, Moto 360 tiene tiempo de sobra para demostrar de lo que es capaz. Incluso cuando Android Wear se lo pone difícil. Las tarjetas de Google Now suelen presentar información relevante, pero tras un rato sin mirar la hora puede darse el caso de que esto -que no deja de ser la principal función de un reloj- sea complicado. Antes de saber cuándo es tendremos que saber todo lo demás. Tu madre quiere saber si comes en casa, tus amigos te han mandado por WhatsApp las imágenes hilarantes que viste hace dos días en Twitter, llueve y tienes una reunión. A la que llegas tarde, por cierto, porque son las 17:09.

Al menos la información se ve muy bien en la pantalla del reloj y las tarjetas se adaptan correctamente al formato circular. Aunque no es posible hacer de todo desde la muñeca, responder a esos 'guasaps' de los que hablábamos de forma escueta con unos pocos gestos resulta muy práctico.

El diseño, por si no ha quedado claro, es el punto fuerte. Cualquiera de las interfaces predefinidas llamará la atención y todas ellas quedan bien con el acabado elegante del 360. La parte inferior de la pantalla tiene un pequeño espacio negro que sirve para que el dispositivo ajuste el brillo. No es catastrófico, pero choca.

La tienda de aplicaciones todavía está bastante desierta y al usuario de Pebble le sorprenderá que muchas de las interfaces (watchfaces) sean de pago. En general, el proceso de búsqueda e instalación está bastante verde, pero es de suponer que a medida que lleguen nuevos dispositivos aumente el interés de los desarrolladores por el mercado.

En definitiva, Moto 360 es como un equipo NBA con aspiraciones que ha decidido 'tankear' en el 'draft'. Tiene una base, pero para ganar el anillo le falta una superestrella, así que lo mejor que puede hacer es emplear esta temporada en mejorar sin arriesgar. La mejor forma de conocer los defectos de tu defensa es hacer que juegue contra quienes saben atacarla y para eso no hay nadie mejor que los consumidores. Eso sí, tampoco te la puedes jugar, porque el 'draft' es una lotería en la que Apple también tiene papeletas.

Publicidad