TecnoXplora » Móviles

PELEA ENTRE LA GAMA MEDIA

Moto G (2015) vs Aquaris M5: un moto GP en 250 centímetros cúbicos

En los últimos años, la batalla por ser el rey de la gama media en España solo tiene tres letras: G, B y Q. La primera, del Moto G; las otras, de la firma patria que ha conseguido hacerse un hueco en nuestros corazones tras llevar a muchos su primer libro electrónico.

Nuevo Aquaris M5

bq Nuevo Aquaris M5

Publicidad

Motorola y bq, de nuevo frente a frente. Moto G y un Aquaris, otra vez, enfrentados por ver quién manda en bolsos y bolsillos de España sin afectar demasiado a lo otro con lo que comparte guarida. Hay que ser bueno, pero hay que ser barato. El primero logra quedarse debajo de los psicológicos 200 euros (199), aunque con truco (la versión con 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento, mucho más recomendable, cuesta 20 euros más). El segundo, se vas hasta los 259 euros, pero con una hoja de especificaciones más completa.

A grandes rasgos, esto sería todo lo que un usuario debería saber antes de comprar cualquiera de los dos terminales. La versión de Android que utilizan es prácticamente idéntica -en tanto que pura- y nada de lo que hacen de forma exclusiva debería inclinar la balanza a su favor. Sin embargo, cuando hablamos de 200 euros, 50 de diferencia son un 25% del precio, así que se trata de un salto sustancial.

En este sentido, también conviene recordar que, por mucho que los componentes sean mejores, la realidad es que en el día a día del usuario medio la diferencia no es tan apreciable como para el experto. Existe, por supuesto, pero igual no vale esos 50 euros. O no en todos los casos, al menos.

Así pues, deberían entrar otros factores en juego. Motorola se saca de la manga un móvil acuático (es completamente sumergible, aunque tampoco es que la piscina deba ser su hábitat) y con cámara pintona; bq, una pantalla que hace un par de años nos habría dejado boquiabiertos en la gama alta, un aspecto serio-para-bien (no tiene nada que ver con esos teléfonos de plástico que parecen de juguete) y un pasito más hacia los procesadores con los que juegan los mayores.

Si no fuese por la diferencia en el precio, bq se llevaría esta carrera de 250 euros cúbicos de calle. De hecho, podría competir en el mismo Moto GP en el que corren los iPhone 6 y Galaxy S6 sin problemas. Aspiraría, como mucho, a puntuar y a no ser doblado, pero ahí estaría, jugando con los que saben. Motorola, por su parte, no se preocupa, porque ya está ahí como escudería con su Moto X.

Sin embargo, esto no quiere decir que el Moto G esté perdido. Lo de los 199 euros no es una broma: es asequible. Se trata de un magnífico primer teléfono y su diseño está más orientado a ello, con unas líneas más juveniles y atractivas. Aparte, la marca pesará para muchos (a nosotros nos da un poco más igual, pero es justo comentarlo).

Tal vez el Aquaris M5 gane esta partida al dispositivo de Motorola, pero este siempre podrá meterse con el hermano pequeño -4,5 pulgadas- de su rival, que se acerca más a su entorno (199 euros la versión con 2 GB de RAM y 16 de almacenamiento, pero con una pantalla más pequeña).

Publicidad