Sin duda se ha convertido en el tema que protagoniza todas las conversaciones, el tema predominante para muchas personas y medios de comunicación, la evolución del coronavirus en todo el planeta. Este nos ha traído a la actualidad la necesidad para muchos de contar con mascarillas para evitar el contagio, como hemos visto por ejemplo en China, donde millones de personas las utilizan a diario.

Esto ha derivado en algunas situaciones chocantes con el uso de la tecnología. Como en el caso del reconocimiento facial, esa tecnología que permite identificarnos escaneando nuestro rostro, como por ejemplo lo hace el Face ID. Con el uso de las mascarillas muchos usuarios han visto que no es posible identificarse de esta forma, ya que el teléfono pierde importantes referencias de nuestro patrón en 3D por llevar la máscara puesta. Algo que podría ser historia en el futuro con la nueva tecnología de reconocimiento facial que ha desarrollado una empresa en China.

Reconocimiento fácil con máscara incluida

Normalmente un sistema de reconocimiento facial como el Face ID suele tener en cuenta todos los rasgos de nuestro rostro, desde la frente a los ojos nariz, boca, forma de la mandíbula y más detalles que no se le escapa a su cámara Truedepth. Pues bien, al ponernos una de las mascarillas para evitar los contagios, el escáner pierde totalmente las referencias de nuestro rostro de ojos hacia abajo, ya que con la mascarilla estamos tapando gran parte de la cara que el teléfono no puede reconocer y equiparar con nuestras facciones. Por tanto hará falta una tecnología alternativa para poder identificar a las personas incluso si llevan una mascarilla puesta.

Face ID | Apple

Según hemos conocido hoy, las principales compañías de inteligencia artificial chinas han podido resolver este problema con una nueva tecnología de identificación. Estas empresas son SenseTime y Qingfei Technologies que a pesar de las mascarillas han podido encontrar 14 puntos clave en el rostro que pueden también permitir la identificación de una persona aunque esta lleve puesta una mascarilla. Una tecnología que ha sido también desarrollada para poder reconocer a personas que llevan bufanda o barbas postizas, por lo que su uso se puede extender más allá de la alarma que genera el coronavirus.

Dos personas pasean con mascarillas en Macao | Photo by Macau Photo Agency on Unsplash

Este sistema de reconocimiento ha sido desarrollado por un becario postdoctoral de la Universidad de Stanford, que ha conseguido que sea posible la identificación escaneando los ojos y la nariz como elementos más importantes en el reconocimiento. Este método puede identificar a una persona tanto con la cara descubierta como tapada parcialmente, ya que es capaz de reconocer hasta 240 puntos clave alrededor de los ojos, la boca o la nariz del sujeto.

Con este método se ha conseguido una tasa de acierto en la identificación del 90%. Sus creadores aseguran que este tipo de reconocimiento no necesita de más puntos de escaneo, sino que aquellos de los que disponga sean precisos. Y esa es la clave, que aunque se escaneen menos puntos, la información recibida es más precisa y personal. Por tanto si este brote de coronavirus persistente en el tiempo, lo más normal es que este tipo de identificación deje de ser un problema pronto.