TecnoXplora » Móviles

EL MEJOR TELÉFONO WINDOWS PHONE

Lumia 930: el móvil de Matt Le Tissier

Windows Phone tiene algunos de los mejores terminales del mercado, tanto en las gamas altas como en las bajas. Sin embargo, iOS y Android todavía dominan un mercado en el que cada vez está más difícil hacerse hueco.

Nokia Lumia

Nokia Gama de colores del Nokia Lumia 930

Publicidad

Matt Le Tissier comenzó a jugar para el Southampton en 1986 y no abandonó el club hasta su retirada de facto en 2002. Su posición era la de mediocentro ofensivo, aunque realmente podía aparecer en cualquiera de los puestos de ataque. En 528 partidos entre liga y copas anotó 201 goles, de los que 47 fueron de penalti. Tiró 48 en toda su carrera. Sí, estás leyendo Tecnoxplora.

Le God, como le llamaban, es posiblemente uno de los jugadores con más clase y calidad de la historia del fútbol. Solo una cosa le diferencia de los Pelé, Maradona, Di Stefano, Cruyff, Best o Zidane: los títulos. Pasó toda su carrera en un equipo segundón y eso le alejó de la gloria colectiva y, en consecuencia, de la individual. Y ahora es cuando empezamos a hablar de teléfonos.

El Lumia 930 de Nokia es uno de los mejores móviles del momento. Posiblemente, uno de los mejores del último lustro. Su diseño es espectacular (uno de los pocos terminales de plástico que no lo parece) y su rendimiento está entre los mejores (no es de extrañar con 2 GB de RAM y un procesador Snapdragon 800 de cuatro núcleos a 2,2 GHz). La cámara se va hasta los 20 megapíxeles y cuenta con óptica Carl Zeiss y estabilización óptica de imagen, mientras que la pantalla de 5 pulgadas presume de 441 píxeles por pulgada. Lo tiene todo.

Pero juega en el Southampton

Microsoft no deja de sorprender con lo que consigue con Windows Phone, que en poco tiempo (poco más de dos años) ha despejado las dudas y se ha hecho con la tercera posición del mercado. Es un sistema operativo diferente en un sector en el que precisamente eso es lo que necesita para triunfar. El problema es que llegó tarde y esto es algo que va a arrastrar siempre. Las aplicaciones tardan en llegar (aunque al menos llegan, no como a BlackBerry 10) y los fabricantes aún no se atreven a unirse a la comunidad del anillo de los de Redmond. Satya Nadella va camino de Mordor, pero el Monte del Destino está muy lejos y ni siquiera tiene a Gollum para que le dé conversación.

Nokia Lumia 930

En cualquier caso, lo que hacen lo hacen muy bien y esto les ha permitido coger varias porciones de la pizza de la gama baja, que tal vez no esté tan buena como la de la gama alta pero alimenta igual. Mientras, terminales como el Lumia 930 se aseguran de que quien pruebe una porción quiera repetir.

El diseño sigue las líneas de los Lumia, pero con toques que nos recuerdan que juega en la liga de los mayores. El aluminio del lateral y la construcción robusta y de calidad son una de las equipaciones más bonitas de esta particular Premier. Es algo voluminoso, pero sin llegar a ser molesto. Al fin y al cabo, Le Tissier también estaba un poco fondón.

Sus entrañas le permiten regatear cualquier obstáculo que se ponga por delante, ya sea una aplicación, la reproducción de un vídeo o la navegación por internet. El único aspecto negativo es que los 32 GB de almacenamiento no son ampliables y se pueden quedar cortos, especialmente si se hacen demasiadas fotos en RAW. Al menos Nokia no se quedó en 16 GB.

En general, el teléfono aguantará todo el partido, que aquí no dura 90 minutos sino lo que tardes en volver a casa desde que sales por la mañana. El panel AMOLED de la pantalla ayuda (consume menos) y el resto lo pone la optimización de recursos de Windows Phone. Además, se puede cargar de forma inalámbrica.

Al tirar a puerta se vuelve a poner la camiseta con el 7 de Le God. Desde fuera del área o desde dentro; de falta o de penalti; tras un quiebro o sin dejar que el balón toque el suelo, da igual: cuando tienes una cámara como la del Lumia 930 el balón va a terminar en la red. La aplicación de fotografía también ayuda a conseguir un acabado más profesional, ya que permite trastear con varios ajustes de forma sencilla e intuitiva. No es perfecta, pero ninguna lo es.

La duda es si Microsoft conseguirá crear un 11 capaz de plantarse en unas finales de Champions. Nokia es el mejor director deportivo y ya tiene varios terminales que pueden hacer las veces de Mágico González, Gascoigne, Djalminha o Julen Guerrero. Teléfonos como Lumia 530, 630 u 830 podrían jugar y triunfar en un grande, pero son fieles a sus colores. Veremos si los de Redmond son capaces de recompensar esa fidelidad con un título. O con más pizza.

Publicidad