TecnoXplora » Móviles

EL ADRIEN BRODY DE LOS SMARTPHONES

Lumia 1320: Windows Phone para todos los bolsillos (aunque no quepa en muchos)

Nokia presentó sus Lumia 1320 y 1520, junto a su primera tableta, en octubre, pero no llegaron a España hasta hace unas semanas. Son dos teléfonos de gran tamaño (6 pulgadas) que ofrecen la experiencia Windows Phone a dos segmentos distintos del mercado. El Lumia 1520 está dirigido a la gama alta, mientras que el 1320, el que probamos, se sitúa entre la baja y la media... Pero solo por precio.

Un pantallón imponente para exprimir a fondo Windows Phone

TecnoXplora Un pantallón imponente para exprimir a fondo Windows Phone

Publicidad

Empecemos por lo evidente: el Lumia 1320 es un teléfono enorme. Y es que 6 pulgadas son 15 centímetros, que es un tamaño que ya está por encima de la media. Sí, de esa media. Por lo tanto, es un factor que hay que tener muy en cuenta antes de comprarlo, pero que no sería justo entender como algo negativo, ya que el que quiera algo más pequeño tiene decenas de opciones.

Eso sí, esto solo es aplicable a este dispositivo en concreto y por un motivo muy sencillo: utiliza la pantalla. No sirve de nada lanzar un phablet si la única diferencia con un teléfono de menor tamaño es que será más incómodo de utilizar y que los vídeos de YouTube se verán mejor. Y aquí es donde entra la otra gran característica diferenciadora del Lumia 1320: su sistema operativo es Windows Phone.

La plataforma de Microsoft tiene sus aspectos negativos (que luego veremos), pero ha conseguido diferenciarse mucho de iOS y Android gracia a su interfaz. Las baldosas dinámicas (prácticamente idénticas a las de Windows 8) ya proporcionan información y permiten personalizar mucho la pantalla de inicio en cualquier terminal; en este las posibilidades son asombrosas. A esto hay que unir el diseño característico de la gama Lumia. Es un teléfono que destaca, para bien o para mal.

Una vez que se pasa de la pantalla de inicio y de esta primera impresión las cosas no van tan bien. Se trata de un teléfono bastante asequible (unos 350 euros libre, IVA incluido) y con un rendimiento adecuado... Pero poco más. Su Snapdragon S4 de dos núcleos da para lo que da (mensajería, redes sociales y navegar con fluidez; las aplicaciones exigentes irán peor) y sus 8 GB de almacenamiento se quedan bastante cortos (al menos son ampliables mediante microSD).

Por otro lado, la cámara, punto fuerte de muchos de sus compañeros de la gama Lumia, es de tan solo 5 megapíxeles. El lado positivo es que cuenta con el software de Nokia, que permite exprimir bastante sus posibilidades. No es la mejor, pero sabe cómo se juega a esto.

Donde sí consigue un resultado espectacular es en la autonomía. Suele ocurrir con los teléfonos de gran tamaño y no es ninguna sorpresa que sea así: a más espacio disponible, más grande podrá ser la batería. Magia.

Además, cuenta con una ventaja, y es que no tiene muchos rivales, pues combina un precio atractivo, un tamaño descomunal y un sistema operativo minoritario en cierta medida. No hay nada igual en el mercado y si lo hubiese no tendría este aspecto. Es el Adrien Brody del sector.

¿Merece la pena? Pues, como siempre, depende. Windows Phone es el mejor sistema operativo que nadie utiliza, y con razón. Hay pocas aplicaciones y siempre tardan más en llegar a la plataforma, pero poco a poco (muy poco a poco) se va solucionando este problema. La interfaz no deja indiferente y lo normal es echarla de menos al volver a Android o iOS. Si esto justifica pasarse a la ventana, es decisión de cada uno. Al menos con el Lumia 1320 será una ventana enorme. Y barata.

Publicidad