A finales de 2017 salto a la actualidad uno de los problemas más grandes por los que ha pasado Apple en los últimos años, y que ha dañado gravemente la imagen de la firma en algunos casos. Nos referimos al escándalo de las baterías de sus teléfonos y la reducción de rendimiento deliberada a la que inducía Apple a sus móviles más viejos. Algo que hacían en un principio para proteger la vida útil de las baterías de los iPhone, que podía reducir mucho su rendimiento después de un cierto tiempo de uso. Ahora parece que Apple ha tomado nota y ha integrado en los nuevos iPhone un nuevo sistema para evitar estas situaciones.

¿Qué va a hacer Apple para evitar estos problemas?

La maniobra de Apple en 2017 con sus iPhone era cuando menos sospechosa. Porque con cada actualización de iOS los modelos más antiguos iban viendo cómo se reducía paulatinamente su rendimiento. Se descubrió que para evitar una rápida degradación de las baterías, los de Cupertino reducían adrede el rendimiento de los iPhone. Esto como es lógico indignó a mucho, y es algo de lo que ha tomado nota Apple, que integra una nueva función para evitar este tipo de situaciones en el futuro.

iPhone 11 blanco | Apple

Según hemos conocido gracias a 9to5Mac, Apple ha introducido en un nuevo documento de soporte información acerca de cómo gestionan los iPhone 11 la degradación de las baterías. Según este texto.

  • Las necesidades de energía del iPhone 11, iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max se controlan dinámicamente, y el rendimiento se gestiona para que pueda satisfacer estas necesidades en tiempo real. Hay un sistema más avanzado que el de los anteriores iPhone y los nuevos sistemas de administración de energía permite reducir el impacto en el rendimiento de la degradación de la batería por su envejecimiento.

De esta manera, según este nuevo texto de Apple, parece que se trata de una solución híbrida, tanto de nuevo hardware como de un nuevo software que están destinados a controlar la manera en que la degradación de la batería puede afectar al rendimiento del iPhone. Esto quiere decir que a la larga Apple no debería recurrir a la reducción del rendimiento en sus nuevos iPhone para poder preservar la duración de la vida útil de la batería.

iPhone 11 | Apple

Como es lógico se trata de un nuevo hardware y software que solo están presentes en los iPhone 11, por razones obvias. Por lo tanto es un problema que en el resto de los iPhone solo se podrá seguir resolviendo a través de software. Así que parece que por fin Apple ha tomado cartas en el asunto y no volverá a confiar en reducir el rendimiento de sus teléfonos para que sus baterías no se vean comprometidas a la larga.

Como sabéis, con el paso del tiempo y del uso intensivo de las baterías, con miles de ciclos de carga, estas pueden ir perdiendo su capacidad inicial, y por tanto su capacidad de alimentar al teléfono. Apple precisamente reducía el rendimiento para compensar esa pérdida de capacidad. A menos rendimiento, menos consumo, y a menor consumo, menos degradación de la batería.