EL MÓVIL FUNCIONA CON PRESIÓN DE LOS DEDOS O INCLUSO LOS NUDILLOS

EL MÓVIL FUNCIONA CON PRESIÓN DE LOS DEDOS O INCLUSO LOS NUDILLOS

Huawei Mate S se adelanta al iPhone 6s con su propia pantalla Force Touch

Huawei ha lanzado la nueva versión de su móvil de alta gama, con unas características premium y la ambición de revolucionar la forma de controlar el dispositivo. Hacer y Asus han sacado sus propios smartphones ante la escasez de lanzamientos de las grandes marcas.

Huawei Mate S, con tecnología Force Touch
Huawei Mate S, con tecnología Force Touch | TecnoXplora

Las presentaciones de smartphones en la IFA han estado protagonizadas por Sony, la única de las marcas más sonadas que ha escogido Berlín para presentar sus relucientes nuevos modelos, apostando por la 4K o el sensor de huella dactilar en un lateral. Ni Samsung ni LG o Motorola han escogido la feria alemana para algunos de sus lanzamientos espectaculares.

Pero para espectacularidad ya estaba Huawei. En un show multitudinario y rimbombante, la compañía china presentó dos smartphones: el Mate S y el G8. Aunque fue el primero el que acaparó la mayor parte de la presentación. Había que explicar todas las funcionalidades del terminal, que son muchas –como acostumbran a tener los smartphones punteros– y algunas de ellas novedosas.

El Huawei Mate S tiene una pantalla de 5,5 pulgadas full HD, cuya densidad es de 401 puntos por pulgada, el límite de lo que puede distinguir el ojo humano, tal y como destacó el jefe de dispositivos Richard Wu en el escenario; a partir de ahí no se apreciaría una mayor calidad en la imagen. El procesador es de ocho núcleos a 2,2 Ghz, con 3 GB de RAM, una batería de 2700 mAh, de la que Wu presumió en la presentación, y cámara de 13 megapíxeles.

El directivo de Huawei también presumió de la ligereza y del tamaño del Mate S, comparándolo abiertamente con el iPhone 6 Plus (no hace falta decir quién ganaba en la comparación). El terminal cuenta con un diseño cuidado, que de nuevo recuerda a la marca de la manzana. Por capacidad y rendimiento se coloca entre los smartphones más potentes, pero lo realmente interesante son las novedades a la hora de controlar el dispositivo.

Tras mostrar un vídeo de marketing en el que Huawei destacaba la importancia del lenguaje del tacto, la necesidad humana de tocar y comunicar tocando, se pasó a justificar la tecnología Knuckle Sense y la Force Touch. La primera de ellas ya se había visto antes en los smartphones de la marca china y la segunda se estrena con el Mate S.

Knuckle Sense permite al usuario dar comandos al teléfono dibujando gestos con el nudillo. La pantalla reconoce que se están utilizando los nudillos en vez de los dedos y reacciona de forma distinta. Cada letra dibujada tiene un uso distinto, mientras que trazar una ‘C’ abre la cámara, una ‘W’ lanzará la aplicación del tiempo.

Force Touch detecta la presión que el usuario hace sobre la pantalla, con lo que este puede hacer zoom en una parte concreta de una foto pulsando un poco más fuerte. Esta tecnología tiene otras bizarras consecuencias, como por ejemplo: si pones una naranja sobre el Mate S, el teléfono la pesa. Es lo último en smartphones: la función báscula.

Huawei también ha sacado pecho del uso que hace el Mate S de la huella dactilar. El sensor situado en la parte trasera permite pasar las fotos de la galería sin que haya un dedo de por medio que estorbe. Y –esto volverá inexplicablemente locos a muchos– permite hacer un selfie solo con tocar en la parte de atrás. Costará 649 euros la versión de 32 GB y estará disponible a partir del 15 de septiembre.

Por su parte, el Huawei G8 todavía no tiene fecha, pero sí se sabe su precio: 399 euros. Este otro smartphone se encuadraría dentro de la gama media, pero comparte muchas de las características del Mate S, si bien el procesador es menos potente, de 1,7 Ghz y la cámara frontal de 5 megapíxeles en vez de 8.

Acer y Asus: móviles a discreción

Aparte de los móviles de Sony y los de Huawei, en la IFA también ha habido tiempo para las presentaciones de otras marcas, más conocidas por sus ordenadores que por sus smartphones. Acer ha presentado cuatro terminales Android y otros dos con Windows 10.

El más llamativo de los Android es el Predator 6, un smartphone orientado a gamers, con prestaciones de infarto. El procesador es de diez núcleos y la memoria RAM de 4 GB. Su cámara de 21 megapíxeles completa unas especificaciones de alta gama. En cuanto a los dos smartphones con Windows 10 se encuadran en la gama media, con 1 GB de RAM, 8 GB de almacenamiento y pantalla de 4,5 pulgadas.

En cuanto a Asus, sus lanzamientos han sido una ampliación de la segunda generación de la familia Zenfone. Los apellidos de algunos de estos terminales dejan claro a qué están orientados. Está el Zenfone 2 Selfie, el Zefone 2 Zoom, así como el Zenfone 2 Deluxe, con especificaciones de gama alta (pantalla de 5,5 pulgadas, procesador de 2,3 Ghz y 4 GB de RAM), o el Zenfone 2 Max, cuya descomunal batería es de 5000 mAh.

 

Pablo G. Bejerano @pablogbej | Berlín IFA | 03/09/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.