TecnoXplora » Móviles

La compañía china es ya el tercer fabricante del mundo

Huawei, un gigante 'low cost'

Tras la estela de gigantes de la fabricación de móviles como Samsung o Apple ya no apaecen Nokia, Sony o HTC: gigantes chinos como Huawei y LTE asoman la cabeza con dispositivos cada vez más seductores.

Huawei Ascend P6

Antena3.com Huawei Ascend P6

Publicidad

Aunque llegó algo más tarde al mercado de los smartphones, Huawei se está haciendo un hueco en en Europa junto a otros fabricantes chinos, como ZTE, a base de lanzar terminales con una gran relación calidad / precio, y con productos tan competitivos como el Ascend P6, el buque insignia que le faltaba a la compañía.

Ser el tercero en discordia, detrás de Samsung y Apple, cuando se habla de fabricantes de móviles es una tarea complicada por la competencia feroz: Nokia, Sony, LG, HTC... Pero en los últimos informes de la consultora tecnológica Gartner aparecen algunos fabricantes chinos, como los dos citados, que están experimentando un crecimiento vertiginoso sin quedarse confinados dentro de sus propias fronteras, incluso en mercados donde tenían poca presencia, como el europeo.

Huawei es una marca que aumentó casi un 80% sus ventas de smartphones en 2012, respecto al año anterior, gracias a la fabricación de terminales 'low cost' y que en este segundo trimestre del año ha lanzado el Ascend P6, con el que busca competir, por unos 400 euros (poco más que el de un Nexus 4, por ejemplo)  con terminales de gama alta como el Galaxy S4 o el HTC One.

Para ello se han servido del gancho promocional de contar con el menor grosor del mercado, con tan solo 6,18 mm, a costa de no incorporar conexión 4G. El Ascend P6 también cuenta con una pantalla enorme de 4,7 pulgadas y un diseño con un acabado en aluminio que recuerda al iPhone. Un aparato que intenta romper el halo del rechazo europeo a la alta tecnología 'made in China' y que cuenta con el 'contra' del escaso almacenamiento interno (8GB, aunque ampliables con microSD) y algunas dudas sobre futuras actualizaciones de software y soporte.

Por otra parte, en su estrategia de 2013 (con buenos resultados en el primer semestre) de hacerse un hueco en la gama alta, Huawei ha seguido la línea de Samsung y ha lanzado un 'hermano mayor'. El 'phablet' Ascend Mate (menos de 400 euros), que cuenta con una pantalla de 6,1 pulgadas, un 'pantallón' más al gusto del mercado asiático, pero con gran aceptación en Europa: ahí está el éxito de los Galaxy Note, con unos tamaños de pantalla indicados para usarlo más para navegar, jugar o visionar vídeos que para llamar a menudo.

El objetivo de la compañía china es estar presente en todos los segmentos de precios, por lo que también podemos encontrar terminales caros como cualquier otro de gama alta. Por ejemplo el Ascend D2, resistente al agua, o el Ascend P2, que presume de tener la conexión 4G más rápida del mundo. También cuenta en su catálogo con su gran 'hit low cost' en el mercado chino, el Ascend Y-300, un 'smartphone' de gama baja que cuesta alrededor de 100 euros.

La apuesta de Huawei en smartphones se basa, de momento, en Android (sin renunciar a su capa de personalización Emotion UI) un sistema operativo que cuenta con el 79% del mercado, aunque también han lanzado dispositivos con Windows Phone y esperan trabajar con Firefox OS.

Su progresiva implantación en mercados como el español, donde su logotipo se ha podido ver en las camisetas de un club de fútbol (incluso este año es uno de los patrocinadores de la Liga), sigue su curso gracias a sus campañas de marketing.

Huawei Ascend Mate

La compañía china es, por otra parte, la segunda del mundo en infraestructuras y tecnología de comunicaciones. Solamente le queda ganar credibilidad para que alguien que estaría dispuesto a desembolsar una cifra muy elevada en un súperteléfono de Samsung y Apple hiciera lo mismo con uno de marca Huawei.

Aunque Zamora no se conquistó en una hora, 2013 parece ser el comienzo de la lucha de la compañía por mantenerse como el tercero en discordia en el pódium de los fabricantes de smartphones. Y en esta guerra China también asoma la cabeza.

Publicidad