Transparente, flexible y potente

Transparente, flexible y potente

El grafeno y la tecnología: mitos y realidades del material del futuro

Tener un móvil ligero, que se carga en segundos y aguanta todo el día, y que encima se pueda doblar: ese es el futuro que dibuja el material de moda, duro como un diamante y fino hasta hacerse imperceptible.

Grafeno
Grafeno | Wikipedia

El grafeno, el material de moda cuyo descubrimiento se produjo hace menos de una década, está llamado a ser uno de los protagonistas del futuro en nanotecnología. Un material que es extremadamente fino y resistente y que hará posible microchips más veloces, pantallas flexibles y transparentes, entre otras aplicaciones.

La investigación de las propiedades del grafeno, un material que solamente tiene un átomo de grosor pero que es más duro que un diamante, se encuentra en una fase intermedia, pero justo en el momento ideal para hacer conjeturas de cómo será la tecnología que viene.

Además de buen conductor de la electricidad, tiene propiedades fantásticas como su transparencia y flexibilidad, unas propiedades que se aprovecharán en pantallas, procesadores y baterías.

IBM fue de los primeros que desveló su proyecto de desarrollo de un procesador basado en grafeno, aprovechando que el material consume menos energía que el tradicional silicio. No obstante, el nuevo material presenta el problema de que no es capaz de parar de conducir electricidad: es decir, no puede apagarse, algo que el silicio sí puede.

Pantallas táctiles flexibles

En algunas ferias tecnológicas, como el CES 2013, se han visto prototipos de pantallas de smartphones flexibles, basados en la tecnología OLED, que se pueden doblar y enrollar sin perder un ápice su portabilidad. Este tipo de pantallas genera imágenes más nítidas que las de tecnología LCD, tienen mucho menor grosor y consumo de energía, pero su producción sea más cara.

En este punto podría entrar el material del futuro, ya que se podría aprovechar su transparencia para colocar una lámina de grafeno por encima de un panel de píxeles y dar lugar a una pantalla flexible de calidad, además de ser un buen conductor eléctrico sin apenas entrar en calor.

El problema sería producir en grafeno en grandes cantidades, ya que de momento su coste de fabricación es elevado. Pero éste es otro aspecto en el que los científicos están investigando actualmente.

Mejoras en las baterías

La batería es el caballo de Troya de nuestros dispositivos móviles y el apartado en el que la industria ofrece menos innovación. Las baterías de ion litio se agotan rápidamente con un uso intensivo del smartphone y, además, tardan bastante en cargarse.

Científicos de la Universidad de California han investigado la aplicación del grafeno en un gran condensador que haría que una batería que se cargara en menos de un minuto durara un día. Un condensador se carga muy rápido, pero tiene una capacidad limitada, por lo que en este punto entraría en juego el grafeno.

Y, ojo, al ser grafeno podría ser también flexible, por lo que ya tendríamos, además de la pantalla, una batería en un smartphone o tablet que se podría doblar completamente.

Javier Pérez Rey | @javierperezrey | Madrid | 02/09/2013

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.