Especialistas en seguridad han vuelto a poner el dedo en la llaga de los dispositivos Apple que, habitualmente, todos creemos que son inexpugnables pero que en realidad son tan mortales y pueden sufrir ataques por parte de hackers como cualquier otro sistema informático. Solo hace falta un agujero de seguridad, por muy pequeño que sea, para que los piratas nos puedan causar un grave problema de consecuencias impredecibles.

Además, para mayor escarnio de la propia Apple, quien ha desvelado esta falla de seguridad ha sido su máximo rival, al menos en lo que al ecosistema móvil se refiere, Google. Desde Mountain View han hecho público el error, que afecta a todos los dispositivos iPhone que tengan instalada la versión 12.4 de iOS, y que se corrigió a mediados del año pasado. Pensaréis que la alarma ya estaría superada pero nunca es así, porque siempre existe una bolsa de usuarios que no actualizan sus terminales y que no son conscientes del peligro que corren manteniendo desactualizados sus teléfonos.

Control total del terminal

El agujero de seguridad no creáis que es pequeño. Sin que el usuario hiciera nada (nos referimos a descargar una app, abrir una imagen o un vídeo de algún programa de mensajería, etc.) el hacker puede acceder al interior del smartphone y a todo su contenido Solo necesita conocer la ID de Apple del propietario para colarse como "Pedro por su iPhone" y acceder a todos los archivos, contraseñas, códigos de verificación de dos pasos (o factores), mensajes de distintas apps, SMS, emails o a los propios datos de juegos y herramientas que tengamos instaladas. Como podéis comprobar, todo un destrozo.

iPhone de Apple | Photo by Youssef Sarhan on Unsplash

Como peligro adicional a todo lo anterior, el hacker que se sirve de ese error es capaz de habilitar y espiar al usuario a través del micrófono a las cámaras del iPhone, por lo que la amenaza se disparaba en el caso de los menores, a los que posteriormente podrían chantajear de cientos de formas. Desde la firma de seguridad que desveló esta falla declararon que “Se sugirieron nuevas medidas de endurecimiento basadas en los conocimientos adquiridos durante el desarrollo de exploits,que, si se implementan, deberían hacer que otros similares sean significativamente más difíciles en el futuro. Como algunas de estas medidas de refuerzo también son relevantes para otros servicios de mensajería y sistemas operativos (móviles), se mencionarán a lo largo de esta serie y se resumirán al final de la misma”.

El parche que soluciona todos estos problemas llegó con la versión de iOS 12.4.1 por lo que si tenéis un iPhone que todavía tiene la versión 12.4 debéis actualizarla cuanto antes. Sin demora. Seguramente no vais a ser objeto de un hackeo, pero estaréis más tranquilos si cerráis todas las puertas a que los piratas informáticos no puedan siquiera intentar hacerse con el control de vuestro móvil. Obviamente, si tenéis iOS 13 o cualquiera de sus versiones posteriores, estaréis a salvo de padecer estos contratiempos.