TecnoXplora » Móviles

MWC 2014 | PROBAMOS LA ÚLTIMA APUESTA DE SAMSUNG

Galaxy S5: cazar mosquitos a cañonazos

Samsung presentó su Galaxy S5 en Barcelona la tarde del lunes. La compañía había conseguido mantener en secreto el dispositivo hasta el mismo 24 por la mañana, así que había bastante expectación. Finalmente, logró sorprender, aunque parece que a la firma le cuesta encontrar el punto fuerte del teléfono.

Publicidad

Guillermo del Palacio | @13370N3 | Madrid
| 25.02.2014 00:09

No es que sea un gran problema, pero sí es reseñable. En las anteriores presentaciones, Samsung parecía tener claro qué era lo que debía promocionar en su teléfono. En este caso, hubo menciones a las mejoras en la cámara, el diseño o a las nuevas funciones, pero no se vislumbra una punta de lanza. Y a falta de lanza, bueno es un cañón. Aunque sea para matar mosquitos.

Samsung se ha puesto a disparar en varias direcciones, algo que a primera vista puede no parecer mala estrategia. El problema está en que los cañones de los rivales que hay en esas direcciones son más potentes. La cámara del Galaxy S5 es buena, pero Sony y Nokia las tienen mejores; el nuevo diseño es elegante y alegre, pero HTC y Apple están por delante. Y así, todo, cañonazo a cañonazo.

Lo peor es que algunos de estos golpes no tienen un objetivo muy claro. El lector de huellas dactilares parece una respuesta a TouchID, pero no está muy claro que el público realmente demande un sensor de ritmo cardíaco. En cualquier caso, la compañía asegura que ha preguntado a los usuarios y lo cierto es que el sector se llena de dispositivos que miden la actividad física.

De todos modos, sería injusto condenar a Samsung por ello. El Galaxy S5 será uno de los mejores teléfonos del año, si no el mejor, y las primeras impresiones son muy buenas. El tacto es bueno, la pantalla es fabulosa y el rendimiento, de los mejores.

En definitiva, se trata de un magnífico teléfono (a falta de conocer su precio) del que lo peor que se pueda decir es que no está muy claro qué es lo que su fabricante considera lo mejor. Además, en este caso es muy evidente la diferencia respecto al modelo anterior, que pecó de continuista.

Publicidad