Cada vez hay más gente con dolores de cuello y una de las causas hay que buscarlas en nuestro bolsillo. Dos cirujanos del Centro Médico Cedars-Sinai de Los Angeles, especializados en columna vertebral, han llevado a cabo un estudio que vincula el aumento de los casos de dolor de cuello con el uso de los smartphones.

El estudio, que ha aparecido en la publicación especializada 'The Spine Journal', pone de relieve un problema que ha surgido en los últimos años: los hábitos han hecho que una gran cantidad de personas utilicen sus smartphones a diario y lo hagan para escribir asiduamente, leer o, en general, consultar las redes sociales.

La inclinación del cuello cuando estamos mirando el smartphone puede ser de 45 grados, lo que impone una gran presión a la columna vertebral. La posición que tiene un usuario cuando mira su teléfono es contraria a la ligera curva que describe la columna en la parte de las cervicales. A esto se le suma que cuando la cabeza se inclina aumenta la fuerza necesaria para sostenerla.

En su posición natural, nuestra cabeza pesa entre 4,5 y 5,5 kilos, mientras que si se inclina 15 grados la sensación es de 12 kilos. Cuando la inclinación es de 60 grados el peso que la persona siente equivaldría a 27 kilos.

Uso del móvil | Seniju en flickr cc

Los científicos que firman el estudio -que que no es el primero que se hace en ese sentido- señalan que la exposición prolongada a los smartphones deriva en problemas de espalda, de cuello e incluso hernias. Sin embargo, su mayor preocupación está en lo que aún se desconoce, y es que las molestias y los problemas en adultos ya están aflorando con apenas unos años utilizando un smartphone y su columna vertebral ya estaba plenamente formada cuando empezaron a usarlo, pero... ¿qué pasará con los niños?

En los niños de hoy en día, que desde pequeños empiezan a utilizar estos terminales, las consecuencias se desconocen. Aún están creciendo y su exposición va a ser mucho mayor de la que los adultos han tenido. Cuando un niño que ahora tiene siete años se haya pasado dos décadas usando un smartphone ¿qué pasará?, se preguntan los autores del estudio con inquietud.

Por el momento se permiten hacer unas recomendaciones para paliar los dolores de cuello, tanto inmediatos como a largo plazo. Uno de los consejos es levantar el móvil hasta ponerlo a la altura de los ojos sin tener que inclinar la cabeza. De esta forma evitamos tener que mirar hacia abajo y tener que forzar el cuello. Tampoco viene mal tomarse un respiro cuando llevamos un tiempo escribiendo, lo cual relaja la zona cervical y evita que se sobrecargue.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: