Esta misma semana Xiaomi presentaba un nuevo modelo de su gama Redmi K, que en pocos meses ha visto hasta dos generaciones diferentes, algo claramente inusual en el mercado de los smartphones. Este Redmi K30 ha llegado al mercado con la intención de dejar atrás el diseño con cámara emergente para suplirlo ahora con una cámara dual frontal, en la esquina superior, como por ejemplo hemos visto en el Samsung Galaxy S10+. Pero detrás de este detalle, que para nada es novedoso, se esconde un curioso truco visual que ha utilizado Xiaomi para hacernos pensar que este teléfono contaba con una especie de pastilla negra que envolvía al agujero en pantalla doble, y nada más lejos de la realidad.

Son en realidad dos cámaras separadas

La cámara frontal de este Redmi K30 es sin duda uno de sus grandes atractivos, porque recordemos que previamente su predecesor contaba con una cámara de fotos emergente, de esas que se esconden en el interior del terminal y que aparecen cuando activamos la cámara delantera. Ahora uno de los principales “leaksters” de la industria, Ice Universe, nos ha mostrado lo que hay realmente en esa mancha frontal de la cámara dual del Redmi K30, y no es precisamente un agujero con forma de pastilla que abarque ambas cámaras. Sino que es un efecto visual que ha generado Redmi para que parezcan ambas parte del mismo agujero en la pantalla.

 

Lo que hace Redmi para que tenga esa apariencia es rellenar de color negro el espacio entre las dos cámaras, entre los dos sensores. Y el resultado es visible en el tuit donde nos desvela este truco del Redmi K30. Como veis a la izquierda se muestra el aspecto habitual de la cámara de fotos dual, con la mancha entre medias, y a la derecha el verdadero aspecto de esta cámara doble sin esa mancha entre medias. Evidentemente queda mucho mejor la mancha negra entre medias, sencillamente porque da la sensación de ser todo uno. De la otra manera se nota un espacio entre ambas cámaras que no le sienta nada bien.

Recordemos que este nuevo Redmi K30 en su versión 5G se ha convertido en el móvil con esta conectividad más barato del mercado, con un precio que se ubica alrededor de los 250 euros. Además hay una versión Pro en camino que llegaría la próxima primavera. Si nos atenemos a los precedentes, este Xiaomi Redmi K30 debería convertirse en el Xiaomi Mi 10T, toda vez que su predecesor el Redmi K20 chino se convirtió en España en el Xiaomi Mi 9T.

En cualquier caso nos parece de lo más llamativo la decisión que ha tomado Xiaomi con el diseño de la cámara, que parece enteramente que venga de fábrica con esta configuración de cámara. Como es lógico seguro que no tardarán en aparecer las apps que nos permitan quitar esa mancha entre ambas cámaras, porque no deja de ser una sencilla modificación de software la que permite este interesante aspecto visual en la parte frontal del terminal.