TecnoXplora » Móviles

A MENOS QUE QUIERAS QUEDARTE SIN ÉL...

Cuatro cosas que no puedes (o no deberías) hacer con tu iPad

¿Pensabas que el iPad servía para cualquier cosa? Casi, casi, pero hay otras que no deberías ni probarlas.

Quien tiene un iPad tiene un tesoro...

TecnoXplora Quien tiene un iPad tiene un tesoro...

Publicidad

C. Otto | @ottoreuss | Madrid
| 11.02.2014 07:24

La llegada del iPad de Apple (y el resto de tabletas) ha revolucionado la forma de interactuar con nuestros dispositvos electrónicos. A los usos sabidos por todos se añaden los cientos de artículos que te cuentan los usos que puedes darle a tu iPad... y en los que no habías caído.

Sin embargo, hay ciertas cosas que nunca deberías hacer con tu iPad. Hoy tiramos de humor y vídeos para contarte algunas de ellas:

1.- Usarlo como sustituto imprescindible del papel. Reconócelo: seguro que alguna vez, pecando quizá de listillo, te has cachondeado de las personas que siguen usando papel y boli para tareas que sueles llevar a cabo con el iPad. Este spot te ofrece una buena moraleja: no cabrees a quien puede ponerte en serios aprietos.

2.- Usarlo como periódico... en todos los sentidos. Una de las primeras cosas que hemos dejado de hacer con la llegada de internet es leer periódicos físicos. Si a eso le sumamos que muchos diarios incluso desarrollan aplicaciones propias para iPad, recurrir al periódico clásico parece anticuado. Sin embargo, recuerda: con el iPad no puedes hacer absolutamente todo lo que hacías con el viejo periódico. Te lo dice este spot de Newsday:

Y si tu hijo se saca un dinerín repartiendo periódicos, ponle antes este anuncio de la propia Apple:

3.- Dejárselo a la abuela. Son muchos los mayores que se adaptan con mediana soltura a las nuevas tecnologías, pero no todos son iguales. Antes de dejárselo a tus padres o abuelos, piénsatelo dos veces.

4.- Teletransportar objetos. Si ninguna de tus capacidades te ha dejado nunca teletransportar objetos, tener un iPad no va a cambiar esto en absoluto. A menos que seas Simon Pierro, un mago que, con el paso del tiempo, ha aprovechado la evolución de las tecnologías para implementarlas dentro de sus trucos de ilusionismo. Prepárate, porque te vas a quedar con la boca abierta:

Publicidad