TecnoXplora » Móviles

ENTRE EL MITO Y LA REALIDAD DE LOS DESPIDOS

¿Cuánta gente pierde su empleo cada vez que se filtra un nuevo iPhone?

Aunque a veces parezca lo contrario, a las compañías no les gusta nada que se filtren sus móviles. Y los que lo hacen son despedidos inmediatamente.

iPhone 5C, colorines a gogó

TecnoXplora iPhone 5C, colorines a gogó

Publicidad

Esta semana tendremos un nuevo iPhone, pero ya sabemos cómo será. Gracias a las filtraciones, el nuevo terminal de Apple es una incógnita para muy pocos, ya que, entre unos medios y otros, todos nos hemos encargado de adelantar las presumibles novedades.

Lo de las filtraciones no es nuevo, ni mucho menos. Cada vez que una compañía prepara un nuevo smartphone, tablet u ordenador, siempre hay alguien que filtra información, imágenes o incluso vídeos. Unos lo hacen adrede, mientras que otros cometen un error. No obstante, también es cierto que a los periodistas cada vez nos rechinan más las típicas historias del tipo “Un empleado de Google se deja el nuevo Nexus en un bar” y cada vez pensamos más que, en realidad, se tratan de 'filtraciones' poco o nada casuales.

Despedido por perder un iPhone en Alemania

Sin embargo, no es ninguna broma que cuando se filtran imágenes de un nuevo iPhone, las consecuencias para el filtrador pueden ser muy negativas. Especialmente famoso fue el caso de Gray Powell, un ingeniero de Apple que en 2010 perdió un prototipo de lo que sería el iPhone 4G en un bar de Alemania. Gray, seducido por la calidad de la cerveza germana, cometió un error que le costó la filtración del terminal en los medios y su despido inmediato.

Como pequeño consuelo, el ingeniero fue invitado por la aerolínea Lufthansa a viajar a Alemania en 'business class' para que siguiese disfrutando de “su pasión por la cerveza y la cultura alemana”.

Carta de Lufthansa

Tampoco anduvo demasiado afortunado otro ingeniero de la empresa de Cupertino, que, compartiendo unas cervezas en un bar de San Francisco con Steve Wozniak -cofundador de Apple y actual enemigo de la compañía-, le enseñó durante apenas dos minutos lo que sería el nuevo iPad 3G. El resultado: otro despido.

En ocasiones la cosa se pone más turbia aún. Fue el caso de Walter Shimoon, Mark Longoria, Manosha Karunatilaka y James Fleishman, cuatro personas que a finales de 2010 filtraron información interna de empresas como Apple y AMD, entre otras. En este caso, los filtradores no solo fueron despedidos, sino también detenidos por el FBI, que los acusó de uso ilícito de información privilegiada, ya que estos datos iban a ser vendidos a diversos fondos de inversión.

La 'Gestapo' de Apple

Y es que si te gusta tener información privilegiada y compartirla con otros, nunca deberías trabajar en Apple. Todas las grandes empresas (especialmente las tecnológicas de Silicon Valley) establecen fuertes sistemas de vigilancia para evitar las filtraciones, pero la empresa de la manzana dispone de una 'Gestapo' (bautizada así por sus propios empleados) que se encarga de vigilar que nadie se vaya de la lengua.

Esta 'Gestapo' no se anda con tonterías: si trabajas en un departamento de Apple que maneje información delicada sobre un nuevo producto, en cuanto exista la más mínima sospecha de que parte del equipo esté filtrando cualquier cosa se te echarán encima: registrarán tu ordenador, tu teléfono y casi cualquier dato que estés manejando. Todo ello debido a la preocupación casi paranoide de la compañía por que ninguna información salga antes de tiempo.

Imágenes falsas para cazar al 'topo'

Pero no siempre el espionaje es tan grueso. En su momento, un antiguo empleado de Apple contaba que si la empresa sospecha que puedes estar enviando información fuera de la compañía, pueden enviarte imágenes falsas de un nuevo producto para cazarte. Y si sois varios los sospechosos, más fácil aún: a cada uno se le enviarán imágenes falsas distintas. De este modo, basta con esperar a la filtración para comprobar qué imágenes han sido publicadas y, por tanto, quién es el topo al que hay poner de patitas en la calle a la mayor brevedad posible.

Por lo que parece, todo esto forma parte de la filosofía de Apple con sus nuevos empleados. Lo cierto es que no es ninguna novedad, ya que cualquier empresa tecnológica del mundo recurre a tácticas muy similares, pero las continuas filtraciones de los últimos iPhone han hecho que la compañía de Tim Cook se ponga más seria que nunca. De este modo, cualquier nuevo empleado podría llegar a tener total y terminantemente prohibido hablar de un nuevo producto con cualquier persona ajena a la compañía.

Pero claro, si tienes un amigo en otra empresa, ¿por qué no vas a tomarte una cerveza con él si en realidad no piensas contarle? La teoría es sencilla, sí, pero, ante la duda, la decisión parece clara: mejor no relacionarse con nadie del que tu empresa pueda tener la más mínima duda.

Empleados que trabajan en proyectos falsos

Pero no es la única media drástica que experimentan los nuevos trabajadores de la compañía. Según cuentan muchos trabajadores de Silicon Vallley, entre este tipo de compañías es frecuente que algunos empleados nuevos (o viejos, pero sospechosos) sean destinados a departamentos en los que se trabaja en productos falsos que, en realidad, nunca verán la luz.

De este modo, en caso de filtración, no solo no se perderá información sensible, sino que, además, como en el caso de las imágenes falsas, el topo podrá ser identificado en menos de lo que canta un gallo.

Publicidad