En estos días en los que el coronavirus se está extendiendo por España cada vez con más velocidad, las consecuencias en Asia, ya en alerta desde hace más de un mes, se están dejando sentir ya en otros lugares del mundo como daños económicos colaterales. Apple ya advertía hace unas semanas a sus inversores de que sus resultados se iban a ver afectados por las consecuencias del coronavirus y el cierre temporal de las fábricas de algunos de sus proveedores en la cadena de suministro. Algo que ahora comienza a ser patente, porque la empresa se está quedando sin los móviles que suele tener disponibles como reemplazo.

Apple advierte de que los iPhone de reemplazo escasean

Tal y como hemos conocido gracias a Bloomberg, la empresa californiana estaría informando a sus empleados de que la disponibilidad de iPhone de reemplazo es mínima en la actualidad, y que en caso de tener que necesitar uno de estos dispositivos para sustituir a un iPhone muy dañado será difícil poder acceder a uno de ellos en un periodo de entre dos y cuatro semanas. El medio cita a fuentes anónimas de miembros de los equipos de reparación de Apple, que han recibido estas instrucciones.

iPhone 11 | Photo by Cristian Musolino on Unsplash

Lógicamente la razón que se ha dado para este retraso en la reposición de los iPhone tiene que ver con las consecuencias del coronavirus y los estragos que está haciendo en las empresas que tienen que ver con la cadena de suministro de Apple para fabricar sus iPhone. Estos iPhone de reemplazo los utiliza Apple en caso de que uno de sus teléfonos esté tan dañado en componentes críticos del dispositivo, que sea imposible de reparar. Es ahí donde entran estos teléfonos de reemplazo que tanto escasean. Las mismas fuentes apuntan también a que otros componentes para otro tipo de reparaciones también están escaseando.

iPhone 11 Pro Max | Photo by David Hurley on Unsplash

Parece que el dispositivo de la compañía más afectado en este caso es el iPad Pro, que tendría serios problemas para poder contar con suministros para poder ensamblar su tableta más avanzada. En el caso del iPhone 11, aunque sigue habiendo stock suficiente, también se especula con que Apple tendría que haber hecho ajustes a nivel internacional para poder hacer frente a la demanda de estos teléfonos, que poco a poco teniendo más vigor que el stock disponible. Aunque no todo es negativo en lo relativo al coronavirus para Apple, porque de las 42 tiendas que había tenido que cerrar en China por las consecuencias del coronavirus, ha reabierto ya 38.

Evidentemente todavía falta tiempo para que la demanda se recupere con las importantes restricciones que está imponiendo el gobierno chino al movimiento de personas. Pero es un dato esperanzador que podría estar anticipando una mejora de la situación en China. En cualquier caso, como os decíamos, Apple ya contempla un retroceso en sus resultados para este trimestre, con una reducción del saldo positivo que esperaba para este periodo. En unas semanas comprobaremos si ahora estamos en lo peor para la firma estadounidense con sus negocios en China y mejora sus perspectivas de negocio de cara a la segunda mitad del año.