Nuestros teléfonos móviles son dispositivos que han sido diseñados para permanecer encendidos prácticamente de forma indefinida. A diferencia de los ordenadores de sobremesa o portátiles que solemos encender y apagar cuando los utilizamos, el móvil salvo que lo reiniciemos en un determinado momento lo normal es que se queden encendidos toda la semana. Pero eso es algo que podemos evitar sin que altere a nuestra rutina diaria. Todo ello gracias a la posibilidad de programar tanto el encendido como el apagado del teléfono. Te contamos lo sencillo que es hacerlo en el vídeo adjunto.

Ahorra energía con esta característica

No es una función nueva ni mucho menos, de hecho lleva ya muchos años presente en nuestros móviles. El único requisito que debe cumplir tu móvil para poder hacer estas programaciones es que tenga Android como sistema operativo, ya que es el único sistema que cuenta con esta función nativa para poder programar estos parámetros. Pues bien, para poder llevarlo a cabo el proceso es bastante sencillo. Para ello lo que debemos hacer es entrar en los ajustes del teléfono, y dentro de ellos, en la barra de búsqueda por ejemplo, introducir los términos “Encendido/apagado programados

Una vez dentro de esta opción los ajustes que debemos hacer son mínimos, ya que lo único que hay que hacer es fijar una hora de inicio y otra de final. Esto marcará la hora en que se encenderá el teléfono, y la hora en la que se apagará. Podremos elegir además con qué frecuencia queremos que esto se lleve a cabo. Por ejemplo si queremos que sea todos los días de la semana, o por ejemplo uno o varios determinados. De esta forma el teléfono entrará en un ciclo en el que de forma continuada estará encendiéndose y apagándose de manera automática. Y esta es una función que tiene diversas utilidades.

La primera de ellas es que podemos mantener siempre el teléfono a tope en términos de rendimiento. Porque como sabéis, cuando el teléfono se reinicia se cierran apps en segundo plano, se limpia la memoria y por supuesto se reiniciar todos los procesos del sistema, por lo que si programamos el apagado por la noche, cuando nos despertemos y se acabe de encender, contaremos con un teléfono más fresco y potente de lo habitual. El otro uso es evidente, porque con este tipo de encendidos y apagados automáticos podemos podemos evitar que el teléfono nos moleste durante esas horas en las que está apagado.

Por tanto de esta forma es posible darle un cuidado adicional a su rendimiento y tener móvil recién iniciado todas las mañanas. A diferencia de muchos de nosotros que lo mantenemos encendido varias semanas, hasta que el propio rendimiento del terminal nos agradecerá que se reinicie el teléfono prácticamente a diario. De esta forma siempre lo tendremos listo y en forma para poder superar los días más intensos en este aspecto. Y todo como veis con una función muy sencilla de utilizar.