Hasta hace poco, limpiar el móvil con un paño con agua y jabón era suficiente. Actualmente, cualquier medida parece insuficiente para acabar con gérmenes y bacterias, pero sobre todo, para controlar la propagación del COVID-19.

Hemos asimilado y llevamos a cabo la recomendación de lavarnos las manos cada vez que volvemos de la calle, después de haber tocado objetos en contacto con otras personas, antes de tocarnos la cara... Sin embargo, con frecuencia nos olvidamos de la cantidad de veces que sacamos el móvil, lo ojeamos y volvemos a colocarlo en el bolsillo o en el bolso.

Con ese simple gesto, estamos contaminando el móvil y el resto de objetos que entran en contacto con él. Eso sin olvidar los momentos en que lo apoyamos en una mesa o aquellos en los que nos lo acercamos a la cara para hacer una llamada.

El problema de limpiar el móvil continuamente es la probabilidad de dañar el móvil cuando lo haces. Muchas de las opciones de desinfección más habituales pueden dañar la pantalla, o incluso dificultar su funcionamiento. En este vídeo te explicamos cuál es el modo de mantener el teléfono permanentemente limpio sin correr riesgos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Qué es la misteriosa luz roja del móvil que ves en la oscuridad

Cómo saber cuál es el IMEI de tu teléfono móvil