Seguro que habéis leído muchas veces en medios de comunicación aquello de "Salva la vida gracias al aviso que le dio su reloj inteligente", o cosas parecidas. Es sabido por todos que Apple ha conseguido posicionar su smartwatch y enfocarlo al ámbito de la salud, ya que es el único que puede convencernos de cambiar los hábitos que tenemos y empezar a hacer ejercicio, cuidarnos la dieta, etc.

Sea como fuere, el Apple Watch tiene una de las funciones más interesantes que han llegado nunca a este tipo de wearables. Se trata de la posibilidad de hacer electrocardiogramas (ECG) precisos que incluso los médicos recomiendan llevar a cabo si vemos que no nos encontramos bien. Eso sí, para hacerlo correctamente, como siempre, hay que consultar con un especialista que nos indique cómo realizar las mediciones de manera fiable, tomándonos muestras en distintas zonas como la muñeca izquierda, en las piernas (donde se obtienen las derivaciones de las extremidades) e incluso en diferentes partes del tórax, donde se registran las derivaciones precordiales.

Aún así, si no queréis, o no sabéis, profundizar tanto, la herramienta ECG del Apple Watch os sacará de un apuro cuando se trate de enviar a vuestro médico uno de estos resultados, para que los analice y nos diga si tenemos que tomar precauciones mayores o todo está dentro de lo normal.

Cómo hacer un electrocardiograma con el Apple Watch å

El primer requisito que debemos cumplir es tener un reloj de las Series 4 ó 5 de Apple. A continuación pulsamos la corona digital para que nos aparezca el cajón con todas las aplicaciones y seleccionamos la de hacer ECG. Es la grande que tenéis en la pantalla con fondo blanco y gráficos de picos altos y bajos en rojo. A continuación os pedirá que pomgáis la yema del dedo índice de la mano en el círculo de la corona digital... y no lo quitáis hasta que termine la prueba, que durará 30 segundos.

Cómo hacer electrocardiogramas con el Apple Watch | Tecnoxplora

Una vez concluida, nos ofrecerá un primer resultado y, como es obvio, lo normal es que no nos pase nada y que la app nos diga que "Este electrocardiograma no muestra signos de fibrilación auricular". Casi a continuación veréis una aviso en la pantalla de bloqueo del iPhone, que nos indica que tenemos disponible un nuevo ECG dentro de la app de Salud. Pulsamos en la notificación y vamos directamente al lugar donde se van guardando todas las pruebas que nos realizamos.

Exportar un ECG para enviar al médico | Tecnoxplora

En la aplicación de Salud veréis un nuevo electrocardiograma disponible al que podemos entrar para verlo con más detalle. En él veremos el resultado de la prueba, incluso cuál fue nuestro ritmo cardíaco a lo largo de los 30 segundos que duró y, justo debajo en azul, la opción 'Exportar un PDF para tu médico'. Es aquí donde nos detendremos para concluir todo el proceso.

Al pulsar en esa función accederemos al electrocardiograma en formato PDF, que es de lo más común para compartir archivos y documentación con cualquier persona u organismo. Así que le decimos que lo queremos enviar, seleccionamos la aplicación (WhatsApp, Telegram, Gmail, Dropbox, Drive, etc.), el destinatario (en caso de haberlo) y a esperar a ver qué nos dice nuestro especialista. De esta manera, ahorramos tiempo y dinero en recursos públicos que pueden ser utilizados por otras personas que lo necesiten más que nosotros.