Esta misma semana hemos conocido los nuevos iPhone 11, la nueva generación de los smartphones de Apple, que han llegado con un nuevo y controvertido diseño, y que no han ofrecido demasiadas novedades. De hecho siguen confiando en una tecnología que estrenó el iPhone X y que le ha dado muchas satisfacciones a los de Cupertino, como es el Face ID, la cámara frontal capaz de escanear nuestro rostro en 3D. Pero esta cámara puede tener otros usos muy diferentes, como el que le han dado en la app que os traemos hoy, y que sin duda puede dar bastante juego en el futuro. Vamos a conocer cómo funciona.

Así puedes grabar vídeos en 3D gracias al Face ID

Las cámaras como las del Face ID se han ido extendiendo poco a poco en el resto de fabricantes de Android a lo largo de estos últimos años. Las cámaras TOF que utilizan ya muchos móviles son bastante similares, y estas permiten medir la profundidad del escenario en el que se encuentran, y al fin y al cabo, tener la capacidad de hacer un escaneo 3D de todo lo que nos rodea. Ese es el principio que permite hacer una imagen 3D de nuestro rostro muy precisa que pueda identificarnos. Gracias a los algoritmos que calculan el tiempo en que tardan en regresar los rayos de luz infrarroja que emiten los sensores, al chocar con el objeto o el sujeto, se puede crear una imagen 3D de un objeto o de una persona.

Y ese principio es el que utiliza esta app de Record3D para el iPhone, que podemos encontrar en la App Store, y que utiliza precisamente la tecnología del Face ID para poder escanear todo lo que nos rodea. Digamos que esta app lo que hace esta app es utilizar la cámara del Face ID para grabar un vídeo continuo, en lugar de hacer una fotografía o un escaneado rápido para verificar nuestra identidad. Por tanto, lo que hace esta app es escanear una escena, la que sea, que grabemos en un vídeo de corta duración, y convierte eso en un vídeo en 3D. Pero no es un 3D como el que estamos acostumbrados, utilizando gafas o como el de las consolas portátiles de Nintendo. Es más bien un 3D de realidad aumentada.

Porque lo que puede hacer esta app es convertir esos vídeos, que en realidad son fotografías de texturas reales que se aplican después sobre el modelo en tres dimensiones, en una especie de animación de realidad aumentada. Esto quiere decir que si nosotros movemos el teléfono, la escena que hemos grabado seguirá en su lugar original, y se irá mostrando de diferente manera según la perspectiva desde la que la estemos mirando, como en la vida real. Por tanto es algo muy diferente a lo que entendemos normalmente como vídeo en 3D, porque va mucho más allá y nos permite explorar los objetos a su alrededor. Ya sean personas, mascotas, o un objeto cualquiera. Una forma diferente de sacarle partido al Face ID de tu iPhone. Eso sí, es lógico que en este tipo de grabaciones el teléfono se caliente mucho y la batería se consuma más rápido, por lo que toma precauciones si vas a utilizarla.