Los móviles cuentan cada vez con mayores baterías, más capaces, y con velocidades de carga más cortas. Esto da como resultado unos móviles que permanecen cada vez más tiempos encendidos, a la vez que necesitamos menos tiempo para disfrutar de muchas horas de utilización. Xiaomi es uno de los fabricantes que más ha trabajado para ofrecer la carga de batería más rápida. Una carrera que actualmente lideran las firmas chinas, como Oppo, Nubia o la propia Xiaomi. Si el otro día precisamente veíamos uno de los futuros móviles de Nubia con una espectacular carga rápida, ahora es Xiaomi la que ha desinflado esta expectación para anunciar que su carga ultra rápida tendrá que esperar, algo que por otro lado tiene una explicación lógica.

¿Por qué habrá que esperar?

Ha sido durante 2019 cuando Xiaomi ha mostrado algunas de las pruebas que había hecho en algunos de sus móviles para alcanzar velocidades de carga récord. Fue ahora casi un año, el pasado mes de marzo, cuando los chinos mostraron su carga de 100W en funcionamiento, que permitía cargar un móvil al 100% en solo 17 minutos, una tiempo de carga sin precedentes en el mercado. Muchos desde entonces se hicieron a la idea de que esta tecnología estaba ya lista y que solo era cuestión de tiempo volver a disfrutar de ella en un móvil comercial. Pero han pasado los meses, y muchos han pensado que quizás el próximo Xiaomi Mi 10 podría ser el destino de esta nueva carga rápida.

Y nada más lejos de la realidad. Porque según hemos conocido hoy, la carga de 100W tendrá que esperar algo más de tiempo para poder verse en un teléfono que se distribuya comercialmente. Ha sido el propio Lu Weibing, el vicepresidente de Xiaomi, el que ha desvelado algunas de las claves que hacen imposible llevar esta tecnología de momento a los futuros móviles de la marca. Para Lu, la clave reside en que según los estudios preliminares, una batería compatible con la carga de 100W tiene una capacidad de alrededor del 20% menos que la de una batería tradicional.

Esto quiere decir que una batería de 5000mAh en realidad tendría una capacidad de 4000mAh cuando la deseamos cargar con esta velocidad. También parece que detrás de esta decisión se encuentra que estas baterías deberían contar con más capacidad efectiva para poder aportar la suficiente energía a los móviles con conectividades 5G, que cada vez son más numerosos. También la seguridad es uno de los puntos clave en la carga de estas baterías, y en este caso una carga tan rápida también necesita de mayores y mejores sistemas de seguridad. Por esas razones, de momento Xiaomi ha echado el freno a esta característica y a su implantación en el corto plazo. Por tanto, nos tocará esperar, ahora la duda es saber cuál será el primer fabricante en lanzar una carga tan veloz, de momento Nubia apunta a los 80W, y no nos extrañaría que Oppo lo hiciera a los 100W también este mismo año.