Las cámaras selfie no tienen tradicionalmente la importancia de las cámaras de fotos estándar, las traseras. Normalmente es una características poco mimada por los fabricantes, que solo ofrecen buenas cámaras de este tipo en dispositivos muy específicos de la gama media, o en algunos topes de gama que buscan ganar notoriedad. Ahora hemos conocido el veredicto sobre la cámara selfie de uno de los móviles más importantes del mercado, como es el iPhone 11 Pro Max, el tope de gama de los de Cupertino. Este ha pasado por los laboratorios de DxOMark, los líderes a la hora de medir la calidad de las cámaras de fotos móviles, y no han dejado en muy buen lugar al terminal de Apple.

La cámara selfie del iPhone 11 Pro Max no está al nivel

No es que sea una mala cámara selfie, según DxOMark, sino que se trata de una cámara que no ofrece el rendimiento que cabría esperar de un móvil como este, y según su puntuación, su calidad es la misma que la del Samsung Galaxy Note 9. Algo un tanto incómodo para Apple, si tenemos en cuenta que el terminal de Samsung se puso a la venta en el verano de 2018, por lo que va con un desfase de más de un año. La puntuación del iPhone 11 Pro Max en esta prueba ha sido de 91 puntos mientras que la del Note 9 es de 92, por lo que es una cámara peor que la de este terminal de Samsung aun con la diferencia de tiempo transcurrido.

iPhone 11 Pro Max | Apple

DxOMark ha destacado varios puntos a favor y en contra de esta cámara de fotos selfie. En la parte positiva al hacer fotos, destacan que sus colores son agradables y vívidos, sobre todo cuando hacemos fotos en exteriores, algo común en este tipo de cámara. La exposición de esta cámara selfie es precisa y disfruta de un amplio rango dinámico. Además aporta un gran detalle de los rostros a corta distancia, algo que se agradece en este tipo de fotos, ya que muestra un mayor realismo de la escena. También destacan la amplia profundidad de campo que ofrece esta cámara selfie.

También han destacado varios aspectos a la hora de grabar vídeo con esta cámara frontal. En contra de esta cámara frontal apuntan a ruido visible en todas las escenas y condiciones a la hora de hacer los selfies. Además las caras aparecen desenfocadas cuando se encuentran a largas distancias. También le reprochan que distorsione los rostros cuando estos están cerca de los bordes de la pantalla. Por último le reprochan un mal balance de blancos en muchas fotografías. En el caso de la grabación de vídeo con esta cámara, destacan que los rostros permanecen enfocados y que cuenta con una gran profundidad de campo. También la exposición ha sido precisa en el modo HDR, mientras que la estabilización ha funcionado muy bien. También destacan los colores agradables cuando el balance de blancos es correcto y el buen equilibrio entre las texturas y el ruido.