TecnoXplora » Móviles

EL INVENTO VIENE DE LA UNIVERSIDAD DE STANFORD

La batería que te avisa cuando está a punto de explotar

Todos nos hemos puesto a temblar alguna vez al ver noticias sobre explosiones de baterías de smartphones ¿Podría pasarme a mí mañana? Puede que este miedo esté cercano a su fin gracias a la solución propuesta por un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford: una lámina de cobre que permitirá que tu móvil te avise antes de la catástrofe.

Baterías que avisan

Agencias El invento que te avisará cuando vaya a explotar tu batería

Publicidad

No es algo que se pueda ver todos los días en mitad de la calle, pero parece que suceder, sucede. Al menos, de vez en cuando sale una noticia que nos deja a todos el corazón encogido: un iPhone 5 se incendia en un avión antes de que despegue, un Samsung Galaxy S4 arde en la cama de una adolescente... No se trata de leyendas urbanas. Los smartphones entrañan un peligro, y es que, en ocasiones, sus baterías arden o directamente explotan.

Leer una de esas noticias nos lleva al pánico más absoluto. Sin embargo, como no es algo que veamos a nuestro alrededor lo olvidamos hasta que se produce el siguiente suceso pirotécnico. Mientras tanto, nos preocupamos por lo que sufrimos día a día: la duración de la batería del móvil.

Hay de todo. Trucos para ahorrar batería por una parte, y falsas leyendas sobre el ahorro energético por otra. Todo aliñado con promesas de las grandes compañías, con científicos que aseguran haber creado la batería que dura 20 años y con teorías sobre lo que aguantará el próximo móvil que nos compremos según el tamaño de su pantalla.

Mientras tanto, la posible explosión de la batería de tu móvil no parece suponer un problema. Es posible pero improbable, ya que los casos no son muchos y, si utilizas baterías y cargadores oficiales y no los maltratas mucho, nada tendría por qué saltar por los aires y tú no deberías terminar con el bolsillo (y el muslo) abrasado.

Pero es algo que está ahí, es un problema que existe y al que una simple lámina de cobre puede ponerle remedio. Con ella en las baterías de los futuros móviles, será tu propio smartphone el que te advierta de que la cosa se está poniendo fea, evitando así que estalle sin previo aviso.

El invento viene de la Universidad de Stanford, en la que un grupo de investigadores del Departamento de Ciencia e Ingeniería de Materiales han creado un sistema que pondrá fin a las explosiones de las baterías de litio de nuestros móviles.

Anatomía de una explosión

Todo esto viene porque las baterías de litio de nuestros smartphones pueden sobrecalentarse hasta arder o explotar por culpa de las dendritas. No de las que forman parte de tus neuronas, sino de las que se pueden formar en las entrañas de una batería de litio.

Cada una de las células que forman una batería de iones de litio está compuesta por un cátodo y un ánodo separados por una lámina porosa que permite que los iones viajen de un punto a otro. Cuando la célula está sobrecargada se generan las dendritas, que pueden cortocircuitar la batería, sobrecalentarla aún más y, llegado el caso, quemarla.

Los intentos por frenar la formación de dendritas no han sido muy exitosos hasta que el equipo de investigadores de la Universidad de Stanford, liderado por el profesor Yi Cui, creó la solución: un sandwich de cobre.

Una fina lámina de este material de tan solo 50 nanómetros entraría a formar parte de baterías de ión litio como las de nuestros teléfonos móviles. Según la investigación, la solución pasa por situar el cobre entre dos láminas porosas de las que ya se utilizan y conectarlo a un electrodo que mida el voltaje.

Con ese pequeño cambio, la formación de las dendritas que podría preceder a la catástrofe tendría un final bien distinto. Cuando las causantes del sobrecalentamiento llegaran a la lámina de cobre, el electrodo permitiría alertar al usuario del smartphone de que algo no va del todo bien. Mientras tanto, la batería seguiría funcionando y daría tiempo a evitar el desastre cambiando la batería dañada.

Tras esta fina mejora en las baterías de litio, solo hace falta para poder respirar tranquilos que los fabricantes incluyan la lámina de cobre en la fuente de energía de nuestros teléfonos móviles (y de nuestros portátiles que, por cierto, también necesitan que los mimes). Así sabremos que, si algo va mal, el propio terminal nos dirá que ha llegado el momento de extraer su batería. Todo se andará, pero para que eso suceda aún nos faltan 50 nanómetros de cobre.

Publicidad