Aunque hace tan solo una semana Apple estaba mostrándole al mundo la versión ‘low-cost’ y encogida de sus dispositivos, los rumores sobre los próximos cacharritos que presentará la compañía de la manzana mordida ya han empezado a hacer ruido.

Así, el iPhone que sería lanzado al mercado a lo largo del año 2017 y presentado el próximo otoño volvería al tamaño que es tendencia a día de hoy: la versión más pequeña sería de 5,5 pulgadas y la más grande de 5,8. No obstante esa no sería la única novedad.

El próximo iPhone podría llegar al mercado con una pantalla curvada AMOLED, una tecnología que ya utiliza Samsung y que, hasta el momento, los de Cupertino sólo habían empleado para su ya no tan flamante Apple Watch.

Todo ello, según un informe del analista de KGI Ming-Chi Kuo, según el cual estaríamos a las puertas de toda una revolución en Apple: si hasta ahora la compañía lanzaba productos con nuevo diseño en los años pares y dispositivos renovados en los impares, este 2017 podría llegar con algo totalmente nuevo para el universo iPhone.