TecnoXplora » Móviles

EVOLUCIÓN DE PROYECTOS DE FANS DE LA MARCA

El Apple Watch es un hijo legítimo del crowdfunding (aunque no lo parezca)

Pese a que aún hay muchos frotándose los ojos, atónitos por el reloj inteligente de Apple, lo cierto es que la firma de la manzana mordida llevaba mucho tiempo dándole vueltas a su diseño. Es más, dio pistas del mismo tres años atrás. No obstante, para la mayoría pasó desapercibido que, por causas del azar, fueron los usuarios quienes pidieron a voces un dispositivo así.

Apple Watch

Apple Así es el nuevo reloj de Apple

Publicidad

JL Avilés | @pepelus | Madrid
| 26.09.2014 09:32

En multitud de ocasiones, las apariencias nos engañan. Cada vez que vemos a una compañía tecnológica presentar un nuevo dispositivo, nos asaltan innumerables dudas. ¿Habrán dado en la clave apostando por algo así? ¿Funcionará y será un éxito entre los usuarios o, por el contrario, acabará por convertirse en el mayor de los fiascos? Sabemos que es muy poco el margen que dejan al azar los gigantes de la tecnología, pero lo que a menudo olvidamos es que, cual trileros, juegan con sus dispositivos para que cuando aterricen en el mercado no haya posibilidad alguna de fracaso.

Algo así ha ocurrido con el nuevo Apple Watch. Viendo cómo sus rivales ya habían movido ficha, algunos incluso en varias ocasiones, era de esperar que Apple presentara su reloj inteligente. Era un secreto a voces. Durante varios meses, todos los rumores apuntaban a que Tim Cook no podía dejar pasar la oportunidad de presentar un dispositivo así. No obstante, hubo algo de lo que muy pocos se percataron. La firma de la manzana mordida jugaba sobre seguro y ya sabía, casi a ciencia cierta, si un producto así tendría éxito o no entre sus 'fanboys'.

Más allá del éxito que habían tenido los relojes de Samsung, Sony o la expectación generada por el Moto 360 de Motorola, los de Cupertino tenían la certeza de que recalar en las muñecas de los usuarios sería todo un acierto. De hecho, habían caído en la cuenta de ello algunos años atrás. Más concretamente en diciembre de 2010, cuando un producto que ellos mismos rechazaron acabó por arrasar en Kickstarter, donde en un abrir y cerrar de ojos consiguió la financiación necesaria.

La idea fue de Scott Wilson. Como el propio Tim Cook reconoció, fue después del fallecimiento de Steve Jobs cuando su compañía se decidió a crear un reloj inteligente. Pues bien, un año antes de que nos dejase iGod, Wilson ya había presentado a la firma de Cupertino una idea para incorporar su reproductor de música a la pulsera de los usuarios. Sin embargo, cuando presentó la idea a los responsables de la firma de la manzana mordida, se encontró con un no por respuesta. Algo que no le llevó a desistir de su propósito.

Sin el beneplácito de la firma para la que había diseñado sus productos, Scott Wilson se lanzó a una incipiente plataforma de 'crowdfunding', por entonces desconocida para la mayoría de los mortales. En Kickstarter encontró el impulsó que necesitaba su proyecto. No solamente en lo económico, que también, sino que le sirvió para corroborar que su idea era bastante acertada. Así, pese a que su propósito de recaudación era modesto, pues tan solo necesitaba 15.000 dólares (11.785 euros), en apenas 30 días el dinero recaudado había superado los 940.000 dólares (más de 740.000 euros).

Aunque pretendían alcanzar su financiación en 441 días, lo lograron en apenas un mes. Gracias a la financiación colectiva, Wilson y su compañía, MINIMAL, pudieron crear LunaTik y TikTok, dos correas de reloj a las que los usuarios de Apple podían incorporar el iPod Nano para llevarlo en su muñeca. Aquello que la firma de la manzana mordida no consideró interesante, encontró en la Red el respaldo de los usuarios que lo consideran tan útil que no dudaron a la hora de poner de su bolsillo para que pudieran fabricarlo.

Y no solamente eso. Tal y como apuntó Scott Wilson en una actualización de su proyecto en Kickstarter, el 76% de las personas que respaldaron el proyecto compraron en iPod Nano despues de hacerse con un LunaTik o un TikTok. Es decir, hubo usuarios que desembolsaron los 149 dólares que costaba el reproductor de música de Apple después de pagar los 50 dólares que les había costado las pulseras diseñadas y fabricadas por MINIMAL. Como decía Steve Jobs en 1998: “muchas veces, la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo muestras”. En este caso, ni la propia compañía supo ver la oportunidad que estaba dejando pasar.

Como no podía ser de otra forma, visto el revuelo que se había creado en torno al invento y habiendo sido incluso nombrado accesorio del año, Apple no se lo pensó dos veces y lo incorporó al catálogo de sus tiendas. Y este sería solo el primer paso.

Un año después, en la 'keynote' llamada 'Let’s Talk iPhone' (Hablemos del iPhone) que Apple organizó el 4 de octubre de 2011, Philip Schiller presentó el nuevo accesorio que la firma había creado para el iPod Nano. En la presentación del nuevo modelo, junto a las aplicaciones que habían incluido, la compañía de la manzana mordida anunció la comercialización una correa de reloj, fabricada por ellos, a la que se podía incorporar este dispositivo.

Con una sonrisa nerviosa, Schiller dejaba entrever el asombro que les producía la gran demanda que había tenido un complemento tan simple, por el que ellos no supieron apostar. El vicepresidente de la empresa de Cupertino, junto con la correa, presentaba 16 nuevos modelos de visualización del reloj que incorporaba el iPod Nano, para todos aquellos que quisieran utilizarlo para muchas más cosas que escuchar música.

Si a esto le sumamos el enorme éxito que cosechó el primer reloj inteligente Pebble también en Kickstarter, Apple no encontró más opción que ponerse manos a la obra para diseñar su propio 'smartwatch'. De esto han pasado ya dos años.

Ahora, tras muchos rumores y millones de hipótesis, el Apple Watch ha visto la luz. Porque, aunque hubo quien no supo verlo a tiempo, eran muchas las personas que tenían claro qué querían. Querían mirar su muñeca y encontrar allí algún dispositivo que les permitiera hacer algo más que consultar la hora.

 

Publicidad