La distancia social se ha convertido en la regla de oro de la desescalada y eso que llaman la nueva normalidad. Es evidente que para evitar rebrotes hay que intentar mantener lo más posible esas distancias, y para ello hay que ser tajantes con algunas situaciones cotidianas. Una de las más habituales es esa de hacernos selfies grupales con amigos o familia, sobre todo en los casos en los que la cámara frontal no tiene mucho ángulo de visión y obliga a los usuarios a permanecer muy juntos para que estos puedan salir de manera favorable en el selfie. Pero hay quienes como en Apple buscan ir un paso más allá, y ofrecer una nueva manera de hacer selfies, respetando además la distancia de seguridad. Se trata de una nueva función que se ha dejado ver en una patente de la firma de Cupertino.

¿Cómo funcionarían estos selfies?

Hemos visto algunos formatos de selfies inteligentes, como en el caso de Motorola, en los que a falta de un sensor gran angular, se puede hacer un selfie en varias partes que finalmente se terminan uniendo en una, para que quepan varias personas sin estar tan juntas. Pero lo que propone ahora Apple es bastante sorprendente, y nos ofrece una manera diferente de entender el selfie. Se trata de una manera curiosa de tomar un selfie grupal, porque la distancia social puede ser máxima, ya que pueden participar en ellos personas que no están en ese lugar.

La patente de Apple | USPTO

Lo más llamativo es que la patente no es actual, de hecho se presentó antes de la pandemia, durante 2018. La idea de esta patente es la de poder crear un selfie de varias personas sin que necesariamente todos los participantes tengan que encontrarse en el mismo lugar para llevarlo a cabo. Lo que haría esta aplicación de Apple es añadir de forma inteligente al selfie principal a las personas que se quieran integrar en él y que se hayan tomado el selfie a kilómetros de distancia. Así que si tú te encuentras delante de la muralla china y te quieres hacer un selfie grupal con tus amigos o familia, puedes añadir a esas personas aunque se hayan hecho el selfie en España.

La idea es que el iPhone sea capaz de recortar la imagen de los participantes en el selfie y después los añada a un selfie grupal. De hecho el protagonista del selfie sería capaz de poder recolocar a todos los participantes a su gusto dentro de la foto, aunque como se trata de una patente de momento no está muy claro cómo funcionaría este proceso. Lo interesante sería que todos posaran a la vez en el selfie, como si de una videollamada se tratara, y después fuera el iPhone el que automáticamente recortara a esas otras personas y las añadiera en el selfie. Una patente que curiosamente ha cobrado más sentido con la pandemia de COVID-19, veremos cuándo se anima Apple a hacerla realidad e integrarla en sus iPhone.