Desde que se lanzó el primer iPhone allá por el año 2007, le ha acompañado una palabra que significa muchas cosas. Es la de jail-break (jailbreak en algunos casos) y significa vulnerar la integridad del sistema operativo para permitir la instalación de todo tipo de aplicaciones, hacks, mods y demás software que, no utilizado correctamente, podría convertir nuestro dispositivo en una bomba llena de agujeros de seguridad.

Apple, desde siempre, ha combatido esta práctica porque, en su opinión, pone en peligro esa política que siempre ha llevado a cabo de controlar con puño de hierro todo lo que ocurre dentro de su ecosistema: qué aplicaciones se pueden instalar, cuáles no y la forma en la que los usuarios utilizan algunas de las tecnologías presentes en sus teléfonos (o tablets) y que aparecen limitadas para ponerse al servicio de la compañía. El NFC y los pagos móviles son un buen ejemplo.

Así las cosas, la versión 13.5 de iOS, que se liberó hace escasas horas con el añadido de las APIs para la lucha contra la Covid-19, ha sido objeto de una nueva amenaza a través de las redes sociales, con el anuncio por parte del equipo de hackers que está detrás de unc0ver, de una nueva actualización que va a permitir el jail-break de ese último update. Algo que se ha convertido en una rutina, y en un dolor de cabeza permanente para los de Cupertino.

Pronto estará disponible

En ese anuncio de los hackers avisan de que los teléfonos con iOS 13.5 serán compatibles con esta herramienta, que funcionará en prácticamente todos los dispositivos móviles que han lanzado los californianos en los últimos tiempos. Ya sea un iPhone o un iPad. La responsable de ese hito será la versión 5.0 de unc0ver y el mensaje que lo avisaba es bien claro: "Vamos a lanzar #unc0ver 5.0.0 con soporte para cada versión de iOS firmada en cada dispositivo que use una vulnerabilidad de kernel de 'zero day' de @Pwn20wnd".

Anuncio del jail-break para iOS 13.5 | unc0ver

Eso sí, hay que decir que aquí no importan tanto el iPhone o iPad que tengamos como la versión del sistema operativo que instalen por lo que, de momento, solo funcionará para los modelos comprendidos entre las versiones 11 y 13.5. Si tenéis la tentación de hacer jail-break a vuestro smartphone, recordad que perdéis toda la cobertura que Apple ofrece dentro de su ecosistema con apps verificadas en la tienda. Si optamos por recurrir a este hack, debéis ser muy conscientes del potencial peligro que corréis poniendo en marcha aplicaciones que no se ofrecen a través de fuentes oficiales. Si bien es cierto que se mueve alrededor una scene de programadores honestos, también existe el peligro de los que tienen fines más oscuros.

Estos jail-break utilizan los llamados repositorios, que son aplicaciones que contienen todo tipo de herramientas, utilidades, aplicaciones y juegos que de otra manera no podríamos disfrutar con un iPhone (digamos) íntegro. Es el caso de los emuladores de videojuegos y otras muchas apps que sirven para personalizar cada rincón de iOS: fondos de pantallas, notificaciones, iconos, widgets... lo que imaginéis.