TecnoXplora » Móviles

Móviles

Apple ya informa de la dificultad de reparación de sus iPhone

Un índice de reparación que se estrena en el país vecino y llegará pronto a todos los países europeos

Un iPhone 12

Photo by Mark Chan on Unsplash Un iPhone 12

Publicidad

Hace ya unos meses os contamos que Apple iba a comenzar a informar sobre la facilidad de reparación de sus móviles en las tiendas, para que los usuarios fueran conscientes de lo que estaban comprando y las posibilidades que tendrían de poder arreglarlos. Algo que busca reducir esa sensación de obsolescencia programada de la que muchos acusan a las grandes empresas. En esta ocasión no es en España donde se muestra esta información, sino en Francia, ya que el país vecino gracias a una directiva europea ya obliga a los fabricantes a mostrar esta información antes de hacerse con sus productos. Desde luego es una decisión que sin duda va a extenderse a otros muchos fabricantes.

Conoce lo fácil que es de reparar antes de comprarlo

Ese es el objetivo de ese nuevo etiquetado, que nos informa en un índice de entre 0 y 10 puntos lo difícil que es de reparar el dispositivo. Lógicamente cuanto más cerca la puntuación de 10, querrá decir que se puede reparar fácilmente. Como vemos en la página web de Apple en Francia, el iPhone 12 Pro tiene un nivel de reparación de 6 sobre 10. Lo que quiere decir que no es precisamente fácil de reparar. Lógicamente Apple accede ahora a mostrar esta información porque se ha impuesto según la normativa de consumo en el país vecino.

El índice que muestra la facilidad de reparación | App Store en Francia

No solo los iPhone, sino que el resto de dispositivos de la marca y todos los dispositivos similares que se muestran en las tiendas deben informarnos de este aspecto antes de comprar los dispositivos. Esto es algo que no ocurrirá solo en Francia, ya que en un futuro el resto de países en Europa obligarán a los fabricantes a mostrar cuál es el nivel de reparabilidad de los productos que están a la venta. Algo que la Unión Europea aprobó el pasado mes de noviembre con su normativa sobre el derecho a reparar.

Lógicamente es algo que irá llegando poco a poco a todos los países, incluida España, y que no deja de llamar la atención. Como sabéis, la reparación de los dispositivos y los niveles de dificultad para hacerlo es algo a lo que se ha venido prestando atención por los consumidores, con páginas web como la de iFixit, que nos ha acostumbrado a conocer cuán difícil es de reparar un dispositivo móvil. De esta forma lo que hasta ahora era una información meramente testimonial y que quedaba como anécdota, deberá acompañar a cada producto dejando claro al consumidor qué nivel de reparación tiene ese producto antes de adquirirlo.

La obsolescencia programada ha sido un tema muy manido en los últimos años, ya que se ha demostrado cómo muchos dispositivos han tenido un funcionamiento programado reduciendo su vida útil por debajo de su vida real. El caso más flagrante es el de las impresoras, que han estado programadas para dejar de funcionar al llegar a un número determinado de impresiones. Por tanto se quiere evitar que las personas inviertan dinero en dispositivos que saben que no van a tener una vida larga porque por otro lado esta ha sido limitada artificialmente. Según encuestas de la propia Unión Europea realizadas hace ya más de un lustro, el 77% de los consumidores europeos estarían dispuestos a reparar sus dispositivos antes que cambiarlos por otros, mientras que el 79% cree que los fabricantes deberían estar obligados a facilitar siempre las reparaciones.

Publicidad