TecnoXplora » Móviles

MOBILE WORLD CONGRESS 2017

Año nuevo, Mobile World Congress viejo

“La antesala de los Oscar”, “pertinaz sequía”, “sueño reparador”, “un MWC descafeinado”. Naturalmente, hablamos de tópicos. Un año más, el Mobile World Congress está a punto de abrir sus puertas. Para muchos fabricantes, será un Mobile como son las cosas que no tienen mucho sentido; para otros, su oportunidad de llamar la atención. Pero como dice el evangelio según San Mateo, “muchos son los llamados y pocos los elegidos”. Traducido a la industria tecnológica del siglo XXI, muchas marcas querrán subir el volumen para hacerse notar, pero a la postre en Barcelona se escuchará poco más que ruido...

Mobile World Congress 2016

Onda Cero Mobile World Congress 2016

Publicidad

Javier Lacort | @jlacort | Madrid
| 23.02.2017 22:26

Con Samsung fuera de combate por incomparecencia (apenas presentará una tablet, la Galaxy Tab S3, en una época en la que las tablets son lo más olvidable que tiene la tecnología de consumo), queda la sensación de que este año la feria de los móviles carece de un líder nato. Los surcoreanos se dejan para después su momento cumbre, ya que la presentación del S8 está prevista para el 29 de marzo. Hasta entonces, tablet y poco más.

A ese liderazgo aspira Sony, que tras el cambio de rumbo que comenzó hace un año, y al que le han precedido unos resultados fiscales algo más optimistas pero una imagen de marca sin demasiadas variaciones, sigue dispuesta a cerrar el círculo. Mejor dicho, a cerrar su círculo: el poder de Sony está en su ecosistema. Suya es la mejor videoconsola, de los mejores televisores, y un más que notable catálogo de sonido. Pero sus smartphones siguen a la sombra de otros, y cada vez de más: Hirai, tenemos un problema.

En ese contexto está la nipona, que presentará sus novedades en las gamas media y alta, presumiblemente centrándose en cámara, pantalla y rendimiento como puntos clave. Lo hará el lunes por la mañana.

Nuevo Sony Xperia X | Pablo G. Bejerano

Huawei es quien tiene un nombre menos marketiniano, pero ha logrado convertirse en la marca más vendida del mundo, al menos de forma efímera a fuerza de estar muchos trimestres por delante para ver cómo continúa la tendencia. “Huawei es una moda”, decían algunos, y ahora clavan en sus pupilas su logo elíptico azul. ¿Huawei era una moda? Lo siento, competidor, una moda eras tú.

Los chinos abrirán el melón del MWC el domingo a mediodía presentando presumiblemente su Huawei P10. De él podemos esperar que mantenga la doble cámara del P9, que mejore su algo tosco diseño, y que continúe puliendo su rendimiento y su interfaz. Huawei no va de farol, y se está hinchando a vender por méritos propios. Ahora falta ver cómo asimila el ir llegando al podio reservado a los grandes -esto es, Apple y Samsung-.

Y para seguir con los karatekas que vienen de Asia dispuestos a subir los decibelios del 'showdown', también estará una LG que en los últimos años ha abandonado en el fondo del armario su bandana de cuando se enfrentaba a los macarras del dojo Cobra Kai. Atrás quedan los tiempos del G2, cuando su espectacular autonomía era un argumento de peso para plantearse su compra frente al marketing de guerrilla de Sony, Samsung y compañía.

Los últimos años le han pasado factura y ha acabado asumiendo la imagen de un gerente cincuentón de tienda de electrodomésticos cualquiera. El G5 fue una calamidad que les ha costado muy caro: 400 millones de dólares perdidos en la división móvil para olvidar un 2016 modular. El G6 promete aprender la lección.

Si lo hace y trae de nuevo esa agresividad y personalidad que tenían los LG de sus mejores épocas, tendremos un serio aspirante al podio de este año. Sus posibles mejores bazas: un diseño sin apenas marcos, una pantalla de vértigo (a las teles nos remitimos), y una autonomía capaz de llegar al tercer día. El domingo a mediodía saldremos de dudas.

LG | Agencias

En “otras marcas”, Lenovo ha anunciado una rueda de prensa con lanzamientos. Xiaomi ni estará ni se le esperará. Apple anunció presencia pero enfocada únicamente en los desarrolladores, a tenor del 'hall' donde tiene reservado su 'stand'. Meizu sí tendrá evento, presumiblemente para presentar un terminal enigmático pero que apunta alto.

Mención aparte merece Nokia ha acaparado titulares gracias a una buena estrategia de comunicación, pero mucho se teme que defraudará a quienes esperen algo de calado de ella: en 2017 es una sombre de lo que fue sin apenas empleados, ni las mentes brillantes que les llevaron al éxito y migraron a otras compañías, empezando por Microsoft, ni las relaciones con operadoras de antaño, ni la imagen de marca que tuvo más allá de unos pocos nostálgicos que la retienen... Así las cosas, no tiene mucho que hacer en un mercado durísimo donde Apple vive y el resto sobrevive… o ni eso.

Por lo demás, un MWC que cada vez deja más fríos a los consumidores y nota el agotamiento del interés en los smartphones, que cada vez pueden ofrecer iteraciones menores y diferenciaciones más tenues. Quizás enfocándose de forma más notable en otros segmentos al alza, como la realidad virtual, la realidad aumentada, los wearables de siguiente generación, el coche conectado, la inteligencia artificial o los nuevos métodos de transporte, ni que sean prototipos básicos, obtendría un repunte del interés.

De momento, el mesías Zuckerberg no estará en esta edición. Veremos qué nos depara este año y los próximos la cita de Barcelona.

Publicidad