LA TORTURA DE LA ERA DIGITAL

LA TORTURA DE LA ERA DIGITAL

El spam en internet no se va a acabar: sólo en 2015 aumentó en un 180%

¿Quieres acabar definitivamente con el spam de las webs? Pues coge una silla, ponte cómodo... y no tengas prisa.

El Spam no se acabará tan fácilmente
El Spam no se acabará tan fácilmente | Agencias

Cuando hablamos de spam siempre pensamos en el típico correo electrónico que asola nuestra bandeja de entrada y en el que un príncipe nigeriano nos ofrece una fortuna millonaria, alargar nuestro pene, adivinar nuestro futuro o incluso todo a la vez.

Sin embargo, lo cierto es que la cosa no acaba ahí: a diario, y sobre todo desde que navegamos desde el móvil (algo más complicado y delicado), hay otro spam que acaba colándose en nuestro sistema operativo: el de las webs que, con unas tretas u otras, intenta colarnos malware en el ordenador y el smartphone.

Y aquí, amigos, es donde las cifras se nos van totalmente de madre: según el Webspam Report de 2015, elaborado por Google, este tipo de spam aumentó en nada menos que un 180% a lo largo del pasado año, lo que supone una evidente complicación para el usuario medio a la hora de navegar de forma medianamente segura.

Según el gigante de Silicon Valley, la mayoría de este spam se concentra en una serie de webs con un perfil medianamente delimitado: y es que, por lo general, suele darse en webs que no crean contenido propio, sino que 'rebotan' contenido de terceros (a modo de agregador) y que basan su modelo de negocio en publicidad que no sólo resulta intrusiva, sino también muy perjudicial para el usuario.

400.000 denuncias por spam

Y lo cierto es que, pese a que la mayoría de los usuarios no suele hacer nada cuando se topa con este spam más allá de cabrearse, cada vez son más los que deciden avisar a Google y reportarle estos casos de spam intrusivo para mejorar su navegación.

De hecho, Google recibió más de 400.000 avisos de spam sólo en 2015. De todos ellos, el 81% se solucionaron de manera satisfactoria (siempre según la versión de la propia Google, ojo) para los usuarios.

Pero, ¿cómo podemos evitar estas prácticas? Google nos ofrece algunos consejos que, pese a no ser nuevos ni innovadores, siguen siendo bastante recomendables. Entre ellos, utilizar varias cuentas de correo electrónico, usar varias contraseñas, ir cambiándolas cada cierto tiempo, fijarse en los certificados de seguridad de las webs por las que navega...

Además, Google avisa: aunque sea un rollo y a nadie le apetezca hacerlo, es básico instalar en el navegador algún tipo de filtro antispam. Evidentemente no será la solución mágica, pero al menos te ahorrará (algunos) disgustos.

C. Otto | @ottoreuss | Madrid | 06/05/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.