Uno podría imaginar que Facebook es de esas empresas en las que uno quiere trabajar alguna vez en la vida, y no dudamos de que sus condiciones laborales, económicas y de promoción sean maravillosamente envidiables. Ahora bien, no todos los puestos parecen tocados por la varita mágica de ese mundo que nos describen en las series de emprendedores, y también existe el Reverso Tenebroso... como el de los moderadores que intentan poner paz en la red social.

Según una información de The Verge, este colectivo de trabajadores lleva años quejándose por las penosas condiciones en las que desarrolla su actividad y que ha llevado a más de la mitad de su plantilla a padecer algún tipo de problema de salud mental. Según narran algunos de esos moderadores (algunos ya fuera de la compañía) muchos llegan a sufrir "ataques de pánico mientras aún están en periodo de pruebas, traumatizados por la exposición diaria a la sangre y otras publicaciones perturbadoras".

Aunque no lo creáis, la Tierra es plana

Al fin y al cabo, su papel es el de localizar publicaciones que no cumplen con los términos de uso de la red social para ser eliminadas, y seguramente que hasta sus manos lleguen algunas de las más violentas o desagradables, y otras que, a base de leer sobre lo mismo, terminen por modificarles los puntos de vista sobre algunos temas de interés. Así, en la información llegan a afirmar que el contacto continuado durante meses con algunas teorías de la conspiración (como la del terraplanismo) llevó a algunos a "adoptar puntos de vista marginales, caminando por el edificio insistiendo en que 'la Tierra es plana'".


Hasta Mark Zuckerberg ha llegado a pronunciarse sobre este problema en algunas reuniones internas de Facebook en las que llegó a decir que "queremos hacer todo lo posible para [...] que incluso las personas que están teniendo las peores experiencias, nos aseguremos de apoyarlos lo mejor posible".

mark zuckerberg_643x397 | Economía Digital

Tan grave se tornó la situación que una de esas moderadoras, ya fuera de la empresa (Selena Scola), denunció a Facebook por "crear un lugar de trabajo inseguro" que le habría provocado serios problemas de salud mental. Su demanda ha conseguido abrirse paso por los juzgados y hace unos días llegó un acuerdo preliminar: la red social ha acordado pagar 52 millones de dólares tanto a los moderadores que todavía trabajan en la empresa como a todos los que ya no están para "compensarlos por problemas de salud mental desarrollados en el trabajo".

Aunque la cantidad pueda parece muy alta, en realidad cada uno de los afectados no llegará a recibir más de mil dólares ya que en total son 11.250 los trabajadores del departamento de moderación que podrán acogerse a este acuerdo. Uno de los abogados que han participado en esta causa llegó a afirmar que "el daño que puede sufrir" un moderador de la red social en su puesto de trabajo es "real y grave". Estos moderadores pertenecen a compañías externas con sedes en Phoenix o Tampa, y las indemnizaciones llegarán a todos los que pertenecieron a esas empresas desde 2015 hasta hoy.