Hemos normalizado tanto las redes sociales que no somos capaces de pasar un día entero sin colgar en nuestra cuenta una foto, un vídeo o esas histories que duran 24 horas para que nuestros seguidores sepan dónde, cuándo y cómo estamos. Ante la necesidad de mostrar nuestra vida al mundo entero surge la siguiente pregunta: ¿Es postureo o es necesidad?

Ante cualquier posible respuesta han surgido iniciativas como la de “Pon un uso Love de la Tecnología” de Orange con la que se pretende concienciar a los más jóvenes de lo importante que es hacer un uso responsable de internet y de las redes sociales. Apunta:

1. Lo primero es establecer unas reglas básicas. Hablar con ellos sobre el uso apropiado de las redes sociales antes de permitir que se creen un perfil en una red social.

2. Conocer las redes sociales que usan para saber cómo funcionan y ver los peligros a los que podrían estar expuestos.

3. La desintoxicación digital es otro factor importante. La mayoría de los adolescentes aunque no lo admitan tienen la necesidad de estar conectados todo el rato para saber qué pasa a su alrededor. Y eso, genera adición por lo que hay que ofrecerles otras alternativas de entretenimiento.

4. Algo que es muy importante es saber cuidar la identidad en las redes sociales. Según la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR), lo más importante es utilizar contraseñas seguras que protejan la información privada.

5. Otra de las cosas que se recomiendan es no publicar toda tu información personal, ni dar todos los detalles de donde te vas de vacaciones. No es recomendable agregar la ubicación de donde te encuentras. Tampoco conviene revelar nuestro estado civil o dar nombres de los familiares o amigos más cercanos.

6. Hay que evitar aceptar solicitudes de amistad de personas que no se conocen porque un ciberdelicuente puede encontrarse detrás de un perfil falso. Al mismo tiempo se aconseja que sólo tus amigos puedan leer los mensajes que publiques.