TecnoXplora » Internet

EL TRABAJO DE ROB WALTER

Pergoogles: cuando las versiones de una obra de arte en Google son arte en sí mismo

El arte está en cualquier parte, incluso en Google Imágenes. Donde cualquiera de nosotros vería miles y miles de fotografías normales y corrientes, Rob Walter vio una nueva forma de expresión artística. De hecho, tal fue la emoción que le produjo el hallazgo que decidió montar un blog con esas obras de arte ocultas en el buscador más popular de la Red.

La Monalisa con bigote

Rob Walter La Monalisa con bigote

Publicidad

Nos guste o no admitirlo, internet es en esencia un nido de vándalos. Desde aquellos que no encuentran mejor distracción que garabatear nuestro muro de Facebook con grafitis hasta los que se mofan de todo lo que pillan. Poco les importa que sean instantáneas de una manifestación, fotogramas de clásicos del cine o, por qué no, obras de arte. Y luego pasa lo que pasa: un día entras en Google Imágenes para rememorar la estampa de la Mona Lisa y te topas con todo tipo de gracietas sobre la obra de Leonardo Da Vinci.

Esto mismo le ocurrió al columnista y escritor Rob Walter. Allá por 2011, en mitad de una conversación con un experto que trataba de explicarle cómo se responden las consultas que los usuarios realizan, el tipo le pasó un enlace a los resultados que devuelve Google Imágenes al buscar este cuadro del polifacético maestro renacentista. Cuando vio aquel 'collage' donde el original apenas podía distinguirse entre 'fakes' y parodias, Walter quedó maravillado.

Walter tuvo una revelación y decidió ponerse a hacer pantallazos. Después de la 'Gioconda' buscó 'Retrato de la madre del artista', del pintor estadounidense James McNeill Whistler. La siguiente obra de arte que le vino a la mente fue el 'Gernica' de Pablo Picasso. Tal fue la fascinación que la mezcla de imágenes le produjo que decidió abrir un blog para dejar constancia de aquello que tenía ante sus ojos.

El título de aquel perfil de Tumblr que Rob Walter creó en 2011 es 'Pergoogle', una contracción de 'per Google' (“por Google” o “según Google”). A su juicio, estos 'collages' son una nueva forma artística que el buscador más popular de internet genera en base a sus algoritmos, los códigos con los que ha sido construido.

El entusiasmo de Rob Walter le llevó a imaginar esos pantallazos, con grandes obras asaltadas por vándalos de brocha y pincel, colgados en las paredes de algún museo. Por eso no cejó en su empeño y siguió haciendo consultas que desencadenaran la magia del famoso buscador.

La siguiente palabra fue 'David'. Por supuesto, aparecieron algunas imágenes de la escultura de Miguel Angel, otra obra cumbre de la historia del arte, pero junto a él podían verse multitud de imágenes de David Beckham. Otros que copaban los primeros puestos eran David Hasselhoff, David Duchovny o el mismísimo David Bisbal. En este caso, al menos en los resultados que mostró Google a Walter, no aparecían 'fakes', ni 'memes', ni había rastro alguno de los vándalos que campan a sus anchas por la Red.

A medida que iba realizando búsquedas, desde “Google” hasta “Constructivismo” o “Tomato Soap Can” (lata de sopa de tomate), Rob Walker ahondaba en su reflexión. Llegó a determinar que el arte de Google era sumamente aleatorio, tanto que en función del usuario que hiciera la consulta, los resultados que componían el 'collage' eran unos u otros. De ahí que fuera tan determinante capturar esos momentos que, tal vez, no volverían a repetirse.

Hasta finales de 2014, Rob Walker realizó multitud de búsquedas en Google Imágenes y guardó los pantallazos de los resultados que el buscador le devolvía. Tal vez siguiera pensando que, algún día, esos cuadros realizados por la creatividad, el azar y la voluntad de un algoritmo acabarían por decorar los muros de un museo.

Publicidad