En los últimos días FaceAppha vuelto a ponerse de actualidad, después de que lleve varios años ya ofreciéndonos una manera original de mostrar nuestro rostro más joven, más viejo o incluso con accesorios. Tanto vestimentas como objetos que se superponen perfectamente sobre él. En esta ocasión la popularidad de FaceApp se ha disparado por uno de esos challenge que tanto dan que hablar en Instagram. Una prueba que han seguido famosos y no tan famosos prestándose a mostrar su rostro de ancianos en base a la inteligencia artificial y redes neuronales de la app. Pues bien, parece que en todo lo que tiene que ver con este tipo de filtros, lo de FaceApp es sin duda la punta del Iceberg nada más. Ahora de manera similar podemos convertir nuestros retratos en toda una pintura renacentista, una vez más gracias a la inteligencia artificial y las redes neuronales.

De ancianos a aspecto renacentista

Si en estos días hemos visto a muchas personas compartir sus rostros arrugados como consecuencia del tiempo que ha aplicado sobre ellos FaceApp y su IA, ahora es otra app la que promete transformar nuestro aspecto, en este caso con un toque más artístico, y que seguramente dará menos reparos a otros si lo comparamos con la sensación de verse con varias décadas de más. Se trata de la web de AI portraits, que como su nombre indica, está dedicada a ofrecernos diferentes retratos generados a partir de la inteligencia artificial y las redes neuronales. Estas son capaces de simular cómo pintaría un virtuoso de la pintura del renacimiento nuestro rostro y lo plasma de manera automática.

AI Portraits | AI Portraits

La app, que actualmente se encuentra saturada, nos ofrece una mecánica de uso bastante sencilla. Esta se limita a pedirnos una imagen nuestra, un retrato a ser posible, que debemos seleccionar del sistema de archivos de nuestro ordenador o Smartphone. Este sitio utiliza una tecnología basada en un algoritmo que ha aprendido de 45.000 retratos clásicos con los que ha aprendido a pintar imitando pinturas con aceite, acuarela o tinta. El resultado como podéis observar es de lo más artístico, y agradable en muchos casos, sobre todo si tenemos en cuenta que a diferencia de FaceApp y sus filtros de ancianos, en este caso podemos salir bastante beneficiados y con un aspecto mucho más atractivo en algunos casos, con caras limpias, líneas y facciones sencillas, y en general, un aspecto mucho más noble para nuestro rostro.

De entre la base de datos de la que ha aprendido este algoritmo, podemos encontrar obras de artistas tan reconocidos como Rembrandt o Van Gogh. Además con esta herramienta tenemos la seguridad de que cada uno de los retratos que se generan son únicos, no vamos a encontrar otro igual, porque todos los pinta de manera distinta, incluso si repetimos la misma imagen nos vamos a encontrar un retrato completamente distinto, por lo que la herramienta siempre intenta generar un retrato único. Eso sí, debemos tener en cuenta que nuestras fotos deberán pasar por los servidores de esta app de manera temporal para poder realizar los retratos.