La inteligencia artificial está consolidándose cada vez más como algo cotidiano en nuestras vidas, y que ya impregna muchos aspectos de ellas. Desde apps de todo tipo que las utilizan, hasta dispositivos muy dispares, vehículos, Internet, son tantas las aplicaciones de la inteligencia artificial que incluso se ha utilizado para la generación de rostros artificiales y todo lo que conocemos como la Deepfake, que puede crear rostros falsos mezclando facciones de diferentes personas de tal manera que parezcan personas reales. Por ahí es por donde va la nueva invención de Samsung, que ha presentado en el CES 2020, y que en muy resumidas cuentas podemos apreciar como seres humanos virtuales.

¿Cómo se han creado los NEONES?

Así a bote pronto podríamos decir que son una especie de cruce entre los SIMS y seres humanos virtuales. De hecho la propia firma coreana los denomina como ser virtual creado computacionalmente. A los que hemos jugado alguna vez nos ha recordado mucho a esos SIM, que tenían su propia personalidad y cierta inteligencia para sobrellevar su día a día. Eso sí, debemos tener en cuenta que no existen físicamente, sino que viven en nuestras pantallas, en cualquiera, pero solo en ese entorno. El toque de realismo, además de su aspecto, que es el de una persona de carne y hueso, es que con estos humanos creados artificialmente podemos hablar de una manera fluida, como lo haríamos con una persona real.

Cada NEON tiene su propia personalidad | NEON

De hecho, a diferencia de cuando hablamos con un asistente de voz, como el de Google o Amazon, la latencia es mínima a la hora de responder, aseguran que en este caso es apenas de unos milisegundos, por lo que el razonamiento de estas personas es rápido, para poder realizar respuestas rápidas y seguir la conversación. Estos “Neones “son personas que tienen su propia personalidad, de hecho no hay uno que se parezca a otro en su comportamiento, por lo que siempre vamos a encontrar en ellos los comportamientos impredecibles de las personas, aunque estos hayan sido creados de una manera artificial.

A pesar de su aspecto, no hay ninguna interacción humana en su creación, ya que han sido creados a partir de algoritmos que dotan a cada una de estas personas de su propia personalidad, y no han sido creados directamente por un ser humano. Cada uno de ellos puede tener un cometido en su vida, una ocupación en la que están especializados, como nos ocurre a las personas reales. El objetivo de Samsung es que estas personas artificiales se puedan integrar en la sociedad, llegando a ocupar lugares destacados, incluso convirtiéndose en personajes famosos gracias a su elocuencia o personalidad única.

Desde luego nos tranquiliza bastante que no vayan a salir de las pantallas, pero ya de por sí su aspecto ultra real nos hace dudar de hasta qué punto es una buena idea crear personas de esta manera, aunque sean virtuales. Veremos cómo evoluciona un sector que promete ser muy importante en los próximos años, y que seguramente llenará de compañías virtuales las vidas de muchas personas en el planeta.