TecnoXplora » Internet

LOS DESARROLLADORES LA ODIAN

La Mac App Store es un desastre

No todo es una maravilla en torno a las plataformas de distribución digital de Apple: la Mac App Store de los Mac está de capa caída.

App Store en un Mac

Agencias App Store en un Mac

Publicidad

No todo es oro lo que brilla en Cupertino, como bien demuestra la mala prensa que está recibiendo con mucha razón la Mac App Store. No, no la confundáis con la App Store, que a esa le va de lujo a gracias a los iPhone y los iPad. Hablamos de la plataforma de distribución de software digital que está pensada para los Mac, para los ordenadores portátiles y de sobremesa de Apple.

Efectivamente, ese icono que siempre tiene alguna actualización de software que no has pedido y que ejecuta una aplicación que funcione súperlenta, que rara vez se muestra en español porque, por alguna razón, prefiere el inglés a nuestro idioma y donde alguna de tus aplicaciones favoritas te obligan a entrar para bajar la última versión. Esto es algo que cada vez ocurre menos, sin embargo, pues no son pocos los desarrolladores cansados de la plataforma por todos estos motivos y por muchos más.

Una de las aplicaciones que más recientemente ha abandonado el redil de la Mac App Store ha sido la popular Sketch, un programa que permite trabajar y dibujar con vectores. El motivo: la experiencia con el usuario final apenas ha evolucionado durante estos últimos años y está muy por detrás de lo que hace la App Store para dispositivos móviles.

Aplicación Skech

Veréis, resulta que la Mac App Store tiene un gran problema de visibilidad, algo curioso porque tiene un volumen de aplicaciones y de contenido ínfimo en comparación con la App Store. Y no es como en esta plataforma, donde les guste o no, los desarrolladores no tienen otra alternativa para instalar aplicaciones: en un ordenador de sobremesa, es posible organizarse uno por su cuenta y lanzar las cosas tranquilamente desde una web propietaria o lanzando actualizaciones que las propias aplicaciones bajan e instalan. Lo que se hacía antes de que las apps se pusieran de moda, vaya.

Esta es una parte del problema. Otra es que se exige mucha seguridad a las aplicaciones, en parte para que el usuario no instale mierda y en parte para que Apple se pueda cubrir las espaldas en caso de que ocurra algo. Por esa razón, no verás jamás Dropbox, Google Drive, Office o VLC en la Mac App Store: no están dispuestas a pasar por el aro y a perder cierto control de su software porque Apple lo pida.

Y lo peor no es esto, lo más miserable de la Mac App Store es que no se pueden cambiar los precios de las aplicaciones. Ahí está el problema: los desarrolladores que se están currando su aplicación y la están haciendo mucho más grande siguen recibiendo los mismos ingresos aunque el contenido haya aumentado el doble, por ejemplo. Y esto ha sido un problema desde hace años, desde 2012 resuenan las primeras quejas.

Luego, hay muchos otros detalles horribles, como que las actualizaciones tardan una semana en ser aprobadas por Apple, como que la aplicación en sí da muchos problemas, como que las actualizaciones de iTunes y de OSX tienen fallos casi cada vez que vas a instalarlas…

Todo son detalles y problemas que se podrían solucionar si a Apple le diera la gana, pero no parece que sea el caso. Como Sketch, otras apps muy populares como Coda, Tweetdeck o BBEdit se han pirado por su cuenta porque prefieren sus propias normas y porque la Mac App Store, al final, es un problema más que una ayuda. Una plataforma que debía popularizar contenido, al final, lo hunde.

Publicidad