TecnoXplora » Internet

DISTINTAS MEDIDAS EN AMBOS PAÍSES

La lucha contra el espionaje online: Brasil quiere evitarlo… y China potenciarlo

Mientras Brasil se propone desarrollar su propio cable para evitar espionajes, el Gobierno chino... hace justo lo contrario.

La lucha contra el espionaje online

Agencias La lucha contra el espionaje online

Publicidad

El mundo es un sitio cada vez menos seguro o, al menos, más vigilado: asuntos como Wikileaks y personalidades como Edward Snowden así nos lo han demostrado.

Y ante este tipo de sucesos, ¿qué hacen los países? ¿Fomentan la libertad de comunicaciones de sus usuarios o la recortan? Aquí hay dos ejemplos de actuación totalmente antagónicos: el de Brasil y el de China.

Brasil construye su cable submarino

El de Brasil parece ser un claro ejemplo de un país que, preocupado por las incesantes investigaciones y controles en todo tipo de comunicaciones, decide tomar medidas para intentar hacer frente a todos los espionajes habidos y por haber.

Por ello, el Gobierno carioca ha tomado una decisión: construir un cable submarino para que las conexiones viajen por allí. Y es que a día de hoy la mayor parte de conexiones entre América Latina y Europa pasan antes por Estados Unidos, con el consabido temor a la NSA por parte de todos los países que se muestran celosos ante sus comunicaciones.

Así pues, Brasil invertirá cerca de 165 millones de euros en construir 5.600 kilómetros de fibra óptica hasta Portugal para 'esquivar' las posibles intenciones ajenas de espiar lo que no deben. Para ello, además, contarán con el apoyo de IslaLink, una compañía española que formará parte del consorcio empresarial que llevará a cabo el desarrollo de todas las infraestructuras necesarias en este sentido.

China refuerza su censura

En el otro lado de la moneda está China, donde la censura no es ninguna novedad. Desde la popularización de internet, el Gobierno del país se ha encargado de censurar y bloquear el acceso a cada vez más páginas web, sobre todo las relacionadas con servicios globales o redes sociales: Google, Facebook, Twitter, Gmail...

Sin embargo, la lucha ciudadana ante esa censura, poco a poco, venía ganando algunas batallas. De este modo, un número creciente de usuarios empezaba a usar protocolos VPN para no facilitar su localización al navegar, al mismo tiempo que iban naciendo nueva páginas web en chino que explicaban cómo saltarse la censura de comunicaciones instaurada por el Gobierno.

Pero no va a ser tan fácil, ni mucho menos. Según un estudio de la universidad de Toronto, el Gobierno chino ya se ha puesto manos a la obra para frenar la caída de esta censura. Para ello, ha reforzado el llamado 'Gran Cañón', una tecnología que, entre otras cosas, consigue no sólo interceptar las conexiones de los ciudadanos, sino también lanzar ataques de denegación de servicio (DdoS) para conseguir tirar abajo las webs críticas y los servicios a los que el Gobierno no quiere que acceda nadie.

Dos modelos distintos... y, evidentemente, dos intenciones muy distintas ante un problema similar.

Publicidad