TecnoXplora » Internet

POR LAS ENTRAÑAS DE LA DEEP WEB

La internet oscura es aún más grande casi dos años después del cierre de Silk Road

Casi dos años después de que el FBI cerrase la web más famosa de la internet oscura y detuviera a su creador, el negocio en las entrañas más inhóspitas de la Red ha crecido y se ha multiplicado por cuatro.

Silk Road

Flickr Silk Road

Publicidad

Cuando las autoridades de Estados Unidos echaron el cierre a Silk Road en octubre de 2013, hubo quien pensó (o quiso pensar) que el comercio de sustancias prohibidas en la internet oscura había tocado a su fin. Como ha quedado demostrado a posteriori, se equivocaban.

Tras la detención de Ross Ulbritch, el joven de 29 años que supuestamente puso en funcionamiento la 'ruta de la seda', otros comerciantes han entrado en el negocio y han hecho que el mercado negro, leyes de la competencia mediante, aumente de forma exponencial.

En las profundidades más inhóspitas de internet, donde los usuarios tratan de no dejar huella, se sigue comerciando con sustancias y productos ilegales de todo tipo. De hecho, después de que el FBI echara el cierre a lo que se conocía como el 'eBay de las drogas', su más inmediato sucesor, Silk Road 2.0, fue acumulando una variedad de productos aún mayor y la compraventa de los mismos se incrementó hasta que también acabaron interviniendo las autoridades estadounidenses.

A día de hoy se estima que los diez principales mercados de la internet oscura ofrecen cerca de 70.000 productos, una cifra que supera ampliamente el catálogo de la vieja Silk Road, compuesto por unos 18.000 productos a finales de 2013.

A user selling cookies
"Silk Road Marketplace Item Screen" by Source. Licensed under Fair use via Wikipedia.

De todos los artículos puestos a disposición de los anónimos clientes de los supermercados de la internet oscura, dos tercios son sustancias estupefacientes. Y no es que el resto sean lícitos: allí los interesados pueden encontrar armas, tarjetas de crédito robadas o distintos tipos de 'malware' con los que infectar ordenadores o robar información confidencial. Igual que ocurre fuera de la Red, en cada tienda encontramos unos u otros productos en función de su especialidad.

Nucleus, AlphaBay, BlackBank, Middle Earth o Agora son los cinco principales comercios que podemos encontrar en la 'darknet'. En cuatro de ellos, más del 50% de los productos a la venta son drogas. Sin duda es Agora el mayor de todos ellos (tiene en su carta el 37% de los productos que se ofrecen en las entrañas de la Red) y el que más estupefacientes ofrece (un 66% de su catálogo, que incluye desde marihuana hasta éxtasis o estimulantes).

En AlphaBay, por el contrario, el producto estrella son las tarjetas de crédito robadas, negocio que 'heredó' de la desaparecida y tristemente célebre Evolution.

Más allá de estas grandes plataformas, la internet oscura está atestada de pequeñas tiendas en las que se venden los artículos más descabellados e ilegales que puedas imaginar. Además, estas plataformas cuentan con sistemas de seguridad cada vez más sofisticados. Han aprendido de los fallos que cometieron sus antecesores y se las han ingeniado para proteger sus turbios negocios frente a ataques informáticos o redadas del FBI.

Precisamente ahí está la clave de la competencia en la 'darknet'. Mientras Agora, la reina del mercado negro, sufre constantes ataques con el consiguiente enfado de sus usuarios, plataformas como BlackBank se están haciendo un hueco apostando por la seguridad: en los últimos siete meses, esta plataforma a prueba de bombas ha crecido un 2.000% gracias, precisamente, a su estabilidad.

Ahora las autoridades de Estados Unidos lo tienen mucho más difícil para echar el cierre a este gigantesco mercado mundial de productos ilícitos. Si en 2013 bastó con atrapar a Ross Ulbritch, ahora son muchos más los que compiten por hacer fortuna en las tripas de internet, un territorio sin ley donde nada ni nadie parece capaz de hacer justicia.

Publicidad