TecnoXplora » Internet

LOS CORREOS DE MAIL MARKETING, AL DESCUBIERTO

¿Hay empresas espiando tus emails? Esta extensión de Chrome te lo chiva

¿Sabías que, cuando recibes un correo meramente publicitario, estás proporcionando mucha más información sobre ti de lo que crees?

Malos tiempos para el 'email marketing' en Gmail

Agencias Malos tiempos para el 'email marketing' en Gmail

Publicidad

Es una de las mayores dudas (incluso megaconspiraciones) que asaltan nuestra mente de cuando en cuando: ¿Cuántas empresas están rastreando mis emails? ¿Están obteniendo datos? ¿Cuáles, exactamente?

Tranquilo, con esto no nos estamos refiriendo a que el FBI, en conspiración con los Illumminati y las tortugas ninja, estén entrando en tu correo electrónico para planificar el nuevo orden mundial (que a lo mejor también, vete tú a saber), sino a las empresas que te envían correos publicitarios, 'newsletters' o notificaciones de cualquier tipo.

Sin embargo, si eres de esas personas que dudan hasta de su madre y quieres saber cuáles de los correos que asoman por tu bandeja de entrada están recogiendo más información de la que te gustaría dar, quizá te interese esto.

Se trata de UglyEmail, una extensión de Chrome que te avisa ante la llegada de este tipo de correos electrónicos. Basta con que te lo instales para que, poco tiempo después, tu bandeja de entrada pueda identificar (con el simbolito de un ojo) cuántos de los correos están solicitando información de ese tipo.

¿Cómo 'rastrean' tus correos?

El método de rastreo de información en los emails es una práctica medianamente frecuente entre las empresas de mail marketing que mandan boletines, correos transaccionales... Su método consiste en incluir una imagen transparente que, al abrir el correo, suministra una serie de datos al que envía el email.

Los datos contienen información acerca de si has abierto el email, desde qué dispositivo lo has hecho, si has pinchado en algunos de los enlaces que incluía...

La pregunta clave es si deberías estar preocupado ante la proliferación de este tipo de emails si aparecen en tu bandeja de entrada. Hay dos tipos de respuesta: la corta es 'no demasiado'; la larga, 'en principio no demasiado... siempre que decidas qué información quieres suministrar y cuál no'.

Y es que, en realidad, la mayoría de las veces que se lleva a cabo este tipo de prácticas no se hace con malignas intenciones. Como decimos, casi siempre lo que se quiere saber es si has abierto el correo (para comprobar la tasa de apertura de los envíos), a qué hora lo has hecho (para detectar las mejores horas para enviar), desde qué dispositivo lo has hecho (para adaptar el formato del email al dispositivo predominante)...

Si no te importa que la empresa en cuestión tenga estos datos, no tienes por qué preocuparte. Pero, por si acaso sí te importa, ya conoces esta alternativa.

Publicidad