Aunque es una tremenda obviedad que el móvil se ha vuelto nuestro compañero inseparable y que pasamos en internet buena parte de nuestras vidas, lo cierto es que es difícil hacerse a la idea de lo mucho que esto es así. Es complicado cuantificar el grado de dependencia (¿o de adicción?) y lo alarmantemente rápido que está aumentando.

Ponerle cifras al tiempo que pasamos en la Red y a lo que hacemos cuando estamos navegando es precisamente el objetivo de una enorme investigación que ve la luz cada año y que acaba de presentar su más reciente edición: el Digital Report 2019. El volumen de información global y local que contiene es prácticamente inabarcable, pero las grandes conclusiones son suficientes para dejarnos con la boca abierta.

De media, los usuarios de todo el mundo pasamos unas 6 horas y 42 minutos en internet cada día. Dicho así ya parece una locura, pero aún resulta más chocante si lo trasladamos a un marco temporal más amplio: cada usuario pasa al año unos 100 días (enteros, con sus 24 horas), navegando por la Red. Y todavía lo podemos pintar de otra manera: en común, los 4.400 millones de internautas de todo el mundo pasaremos más de 1.200 millones de años surcando las tres uves dobles en 2019. Impresionante, ¿no?

Los españoles no somos los más adictos; de hecho, estamos por debajo de la media. Pasamos unas 5 horas y 18 minutos al día en internet, lo que lo que se traduce en unos 75 días al año empleados de esta forma. Si cumplimos con las recomendaciones de los médicos y dormimos unas 8 horas al día, en un año habremos destinado a dormir aproximadamente 120 días. Entre una cosa y otra, es muy poquito el tiempo que nos queda despiertos y fuera del territorio digital.

¿Y a qué nos dedicamos durante todo ese tiempo que pasamos visitando hiperenlaces? Según el Digital Report 2019, que recurre a datos de SimilarWeb y Alexa para sacar sus conclusiones, las tres webs que más frecuentamos son, en realidad, las sospechosas habituales: Google, YouTube y Facebook.

Las grandes tiendas online también se llevan buena parte de nuestro tiempo en la Red, como también lo hacen (y seguramente no te extrañe) las páginas de contenido para adultos. En 2019, los internautas de todo el mundo pasaremos más de 1.000 millones de días viendo porno. Serán visitas cortas, eso sí. El tiempo medio que invertimos en cada visita a este tipo de webs son unos 10 minutos.

El vídeo, en general, es uno de los contenidos que más consumimos durante nuestros largos paseos por las tres uves dobles. Según datos de GlobalWebIndex que recoge el Digital Report 2019, 4.000 millones de personas acuden a internet para ver vídeos (el 92% de los usuarios de internet a nivel global), una cifra que se acerca cada vez más a los 6.000 millones de personas que tienen un televisor en casa.

Y eso incluye una cantidad cada vez mayor de gente que se suma a la tendencia del ‘streaming’ de videojuegos. Más de 1.000 millones de personas de todo el mundo recurren a plataformas como Twitch o la propia YouTube para ver retransmisiones en directo de sus juegos favoritos, con fenómenos globales como Fortnite que son por todos conocidos. Para hacernos una idea de lo que supone este fenómeno, más de 700 millones de espectadores verán eSports en 2019. Más de la mitad de las 1.300 millones de personas que siguen la Fórmula 1 en todo el mundo.

Redes sociales | Pixabay

Las redes sociales, lógicamente, son responsables de buena parte de nuestra dependencia de la Red. El usuario medio pasa casi un tercio de su tiempo en internet navegando por estas plataformas, 2 horas y 16 minutos cada día. Dicho de otro modo, 1 de cada 7 horas que pasamos despiertos, las pasamos en Facebook, Instagram, Twitter y compañía.

Y lo más curioso es a qué nos dedicamos durante ese tiempo, que no es precisamente, o no siempre, a relacionarnos con nuestros semejantes. Mientras que el 98% de los usuarios de internet de las principales potencias económicas mundiales visitan alguna red social, solo el 83% toman parte activamente o contribuyen a las conversaciones. Cotillear lo hacemos todos, pero un buen puñado de nosotros es lo único que hacemos.

La más popular, a pesar de todos los escándalos, sigue siendo Facebook. Además, según el Digital Report 2019, no hay evidencias del declive que muchos vienen anunciando. Sí es muy clara y visible la decadencia de Twitter, que va de la mano de Snapchat en el vagón de las redes sociales que no han tenido un buen 2018. En lo que respecta a los chats, Facebook Messenger y WhatsApp (de los mismos dueños) son los claros dominadores en prácticamente todo el mundo.

Para la World Wide Web no hay crisis de los 30. Este año se cumple la tercera década desde que Tim Berners-Lee la creó, y está mejor que nunca. Tardó 16 años en conseguir sus primeros 1.000 millones de usuarios, pero ahora consigue 1.000 millones nuevos cada 2,7 años. Obviamente, habrá un momento en que deje de crecer, pero solo significará una cosa: que todos los habitantes del planeta están al fin conectados y dejándose casi tantas horas al día en las tres uves dobles como las que se dejan durmiendo. Ahora ya puedes poner cifras a lo mucho que estamos enganchados a la Red.