El pasado mes de mayo estallaba la mayor crisis que ha sufrido Huawei en su historia, al ser vetada por parte del Gobierno de Estados Unidos para poder mantener relaciones comerciales con empresas norteamericanas. Más bien al revés, era la administración Trump la que generaba una lista de empresas norteamericanas que no iban a poder hacer negocios con decenas de empresas chinas, entre las que se encuentra Huawei. Esto impidió a la firma china seguir llevando en sus móviles las apps y los servicios de Google, algo que ha dañado profundamente su imagen.

Desde entonces se han venido produciendo prórrogas para que las empresas norteamericanas puedan terminar su relación con Huawei, pero a día de hoy las prórrogas se siguen sucediendo para que esa relación comercial siga vigente. La última, la que hemos conocido ahora que otorga otros 45 días de tregua a las empresas norteamericanas para que sigan trabajando con el gigante tecnológico chino.

Tregua en plena tormenta

Esta nueva prórroga tiene la mitad de duración que las precedentes, estas eran normalmente de 90 días, y ahora solo lo es de 45. Esto puede significar que las relaciones comerciales entre las empresas norteamericanas y Huawei se acerca a su fin, de lo contrario 90 días habrían sido lo más normal en base a los precedentes. Esto solo implica que aquellas empresas norteamericanas que siguen haciendo negocios con Huawei por necesidad, como algunas pequeñas operadoras que tienen negocio en territorios rurales de Estados Unidos puedan “desconectarse” de Huawei con total seguridad.

Huawei | EFE

Hasta hemos tenido prórrogas que expiraban el pasado mes de agosto, noviembre y ahora esta nueva. El departamento de Comercio de Estados Unidos ha comunicado así la extensión de esta prórroga “La extensión de 45 días es necesaria para permitir que los proveedores de telecomunicaciones existentes, particularmente aquellos en las comunidades rurales de EE. UU., Puedan continuar operando de manera temporal y segura las redes existentes mientras identifican alternativas a Huawei para futuras operaciones”.

De tal manera que la prórroga se mantiene exclusivamente para este negocio de redes en las zonas rurales. En un principio, cuando empezaron a concederse estas prórrogas, se pensó que podrían suponer un balón de oxígeno a Huawei, que podría seguir ofreciendo los servicios y apps de Google en sus móviles. Pero nada más lejos de la realidad, porque hace ya varios meses que Huawei no lanza un teléfono con esta apps y servicios integrados. De hecho ha tenido que recurrir a relanzar antiguos modelos que ya contaban con esa licencia para poder ofrecer esos contenidos de Google en sus teléfonos.

Una prórroga que llega en plena tormenta de acusaciones por pate de Estados Unidos a Huawei, primero por espionaje, y ahora acusando a la empresa china de multitud de cargos por conspiración y robo de secretos comerciales. Unos cargos que para Huawei carecen de fundamento alguno y que se basan en disputas de los últimos 20 años que ya habían sido resueltas, según un comunicado emitido por la compañía.