ENTREVISTA A RICARDO GALLI, FUNDADOR DE MENÉAME

ENTREVISTA A RICARDO GALLI, FUNDADOR DE MENÉAME

Ricardo Galli: “La obsesión por los clicks ha hecho que internet se llene de basura”

No esquiva ninguna pregunta, entra al trapo en todas. Y eso no es fácil de encontrar. Charlamos con Ricardo Galli, fundador de Menéame, una de las plataformas más importantes de información de nuestro país.

Ricardo Galli, fundador de Menéame
Ricardo Galli, fundador de Menéame | Ricardo Galli

Su portal es uno de los más visitados por personas que quieren mantenerse informadas bajo un determinado criterio, obviando si el medio de referencia es grande o pequeño. Tan admirado como odiado, y después de muchos años de vida, Menéame ya es una visita obligada para encontrar información filtrada y seleccionada por sus propios usuarios.

Hablamos con Ricardo Galli, su fundador, sobre Menéame, periodismo, movimientos sociales, derechos de autor y, básicamente, todo lo que se nos vaya ocurriendo.

–Ricardo, hay quien piensa que movimientos como el 15M tuvieron su origen en #nolesvotes (que tuvo mucha relevancia en Menéame), y hay quien piensa que no. Resuélveme la duda.

–Para mí, la verdad, es un debate sin mucho interés. Está claro que tuvo que ver, pero bueno, fueron muchas cosas. Había un clima de descontento general con los políticos y de alguna manera tenía que salir.

–Cuando surgió el 15M, muchos ciudadanos (nos) acusaron a los medios de no saber ver lo que estaba pasando o, incluso, de manipular la información. ¿Cómo viste el tratamiento que hicieron los medios?

–Yo fui muy crítico con los medios, pero a algunos periodistas no les gusta que se critique su trabajo. Creo que los medios estaban en otra realidad y les pilló con el pie cambiado. Hubo periodistas que no empezaron a publicar nada del 15M hasta el 16M, el día después, cuando en muchos blogs y en Menéame llevaban semanas hablando de lo que se estaba gestando. Pero muchos periodistas, incluso favorables al 15M, no publicaban nada. Les estaba pasando por delante de las narices y no lo consideraban relevante.

–¿Ha instaurado Menéame una especie de nueva jerarquía informativa? Da igual si una noticia ha salido en un medio grande o en un blog. Si es interesante, acaba teniendo visibilidad.

–Bueno, no creo que sea tan simple, también hay mucho activismo ideológico. Mucha gente envía y comparte noticias al margen de que sean interesantes, sino por puro activismo. Si tú te fijas en las noticias más votadas de Menéame y en las más visitadas, la mayoría de las veces no coinciden. Esto significa que la gente vota por afinidad, pero luego pincha en lo que más les gusta. Que voten algo no significa que se lo hayan leído. Hay un poco de postureo en todo esto.

No obstante, sí que es muy frecuente que una noticia de un blog salga en Menéame y, al día siguiente, muchos medios grandes se hagan eco. Y casi ninguno cita a Menéame, por cierto.

–Una de las cosas buenas de Menéame es que puede llegar a portada una noticia que un medio grande no quiera dar por los intereses que sean. Pero, aun siendo cierto esto, ¿no estamos llegando a un punto conspiranoico? ¿No estamos llegando a creer cosas ilógicas simplemente porque nos encaja mentalmente que un medio grande no se atreva a publicarlas? ¿Hemos pasado de ser demasiado confiados a demasiado desconfiados?

–Sí, es posible. En Menéame no es algo nuevo, desde luego. Hemos tenido que hacer mucha pedagogía en esto y creo que lo hemos controlado bien, porque hubo un tiempo en que sí había muchos conspiranoicos: con los Illuminati, los extraterrestres, el 11S... Lo malo de los conspiranoicos es que siempre están agrupados e intentar colar sus noticias. Y como les digas algo, te dicen que estás manipulado o dirigido por alguien.

De todos modos, te digo una cosa: Menéame tiene un nivel muy alto comparado con otros medios. Si miras los comentarios de usuarios de Menéame y los de otros medios, el nivel de nuestros usuarios es mucho más elevado.

–Como ciudadano, ¿te preocupa el nuevo código penal?

–Sí, claro que sí. Me preocupa, en general, cómo se hacen todas las leyes en este país: la ley de Cookies, la LOPD... Yo me acabo preguntando: ¿tenemos unos legisladores idiotas... o muy cabrones? Y la mala noticia es que quizá simplemente son idiotas. Porque con un cabrón, al menos, puedes negociar, pero con un idiota no. Y algunas de las leyes españolas son verdaderamente idiotas.

–Volviendo a los medios: raro es el día que los medios no sacamos en portada que algún famoso se ha equivocado en Twitter o que ha discutido con algún fan. Con esto de las redes sociales, ¿nos hemos vuelto más idiotas los periodistas?

–Si me pides que critique a los medios, podemos estar hasta mañana. En general, la escavitud por la audiencia ha generado un bajón de calidad tremendo en los medios. Esa obsesión por los clicks ha hecho que se escriba cualquier basura, se está convocando a la gente más tonta de internet. No sé si es culpa de la gente, que es muy tonta, o de los medios, que lo realimentan. Pero a día de hoy ves titulares con tonterías como 'Arde Twitter'. Antes eran los famosos, y ahora esto. 'Arde Twitter' es el nuevo Belén Esteban.

Además, los medios tienen otro problema: con la aparición de tantos nuevos digitales, cada medio crea su propia audiencia con su sesgo ideológico. Dedican todo a su audiencia: su audiencia es la mejor, es la única que se preocupa por los problemas reales, las demás son idiotas. Y eso, más que periodismo, en el mejor de los casos es puro activismo. Tanto en izquierdas como en derechas, ¿eh? En realidad no te explican cómo funciona el mundo: lo que te explican son las ventajas de sus ideas. Y lo más triste es que se ha asumido como algo natural.

–La burbuja comunicativa del momento son los emprendedores. ¿Qué te parece este asunto?

–Efectivamente, es una burbuja. Además, con un discurso vacío y totalmente interesado. Yo he hablado solo dos veces de mi experiencia como emprendedor, no me gusta demasiado hacerlo. Hay mucha tontería en todo esto, y es un discurso muy peligroso. No todo el mundo es capaz de emprender. Venden que solo con tu esfuerzo puedes montar y conseguir lo que quieras, y eso es falso. No toda la gente puede hacer el mismo esfuerzo, ni está igual de capacitada, ni tiene el mismo aguante, ni la misma suerte... Pero te venden que, si te esfuerzas, triunfarás sí o sí, al margen de todo lo demás. Es la falacia de la supervivencia.

–Yo soy autónomo y suelo animar a mis amigos en paro a que, al menos, prueben suerte como autónomos. Pero hace poco, uno me dijo: “Estoy hasta los cojones del discurso de los emprendedores”. ¿Estás de acuerdo?

–Totalmente de acuerdo. Yo también estoy hasta los cojones. Los libros de negocios, el coaching, el discurso de que todo el mundo puede triunfar... no solo es falso, sino también inhumano. Estoy harto del discurso emprendedor, es pura basura.

–Desde la llegada de internet, las empresas digitales (entre ellas, los medios) se dan cabezazos contra la pared para inventar nuevos modelos de negocio. ¿Ha encontrado Menéame algún modelo de negocio además de la publicidad?

–No, para nada. Y la publicidad está muy mal. Nosotros sobrevivimos porque tenemos pocos costes y mucho volumen de tráfico. Un sitio sin tráfico no puede vivir solo de la publicidad. Fíjate, por ejemplo, en el tiempo que estás invirtiendo en hacerme esta entrevista para un simple reportaje. Hacer periodismo es muy caro, y solo con la publicidad es muy difícil que sobreviva. La publicidad en internet ahora mismo no da ni para el café.

De todos modos, en Menéame somos bastante tocapelotas con esto. Nosotros estaríamos facturando el triple o el cuádruple si no fuésemos tan estrictos con la publicidad. Por ejemplo, siempre nos hemos negado a tener publicidad intersticial -a pantalla completa- o el fondo personalizado, y ahora todas las agencias te piden eso. Hemos tenido muchas peleas por eso, porque pensamos que ese tipo de publicidad molesta al usuario. Y si molesta al usuario, duramos cuatro días. Hemos perdido muchísimo dinero por ello. Si no fuera por eso, podríamos estar facturando cerca de un millón de euros al año.

–Ricardo, ¿cuánto dejaría de facturar Menéame si estuviese caído 24 horas?

–No sé... ¿500 euros? Hace un tiempo ya tuvimos un problema de estar unos días caídos, pero no recuerdo cuánto perdimos. Depende del día, pero te diría que unos 500-600 euros.

C. Otto | @ottoreuss | Madrid | 03/10/2013

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.