TecnoXplora » Internet » Empresas

EL MERCADO ALTERNATIVO BURSÁTIL, MÁS CUESTIONADO QUE NUNCA

El fraude de Gowex, el adiós de Bodaclick… ¿qué futuro le espera al MAB?

Si no sabías lo que era el MAB, ahora lo vas a saber. Pero para mal.

Gowex saliendo a Bolsa: eran otros tiempos

TecnoXplora Gowex saliendo a Bolsa: eran otros tiempos

Publicidad

C. Otto | @ottoreuss | Madrid
| 16.07.2014 00:23

Si no estás muy puesto en economía, quizá en las últimas semanas hayas escuchado mucho una palabra de tres letras: MAB. Se trata del Mercado Alternativo Bursátil, la denominada 'Bolsa de las pymes', un mercado alternativo que servía como fuente de financiación para las pequeñas y medianas empresas y cuyo futuro, a día de hoy, es más que polémico. Y la 'culpa' la tienen dos empresas.

Gowex: la estafa del Wifi gratis

La primera de ellas es Gowex, que la semana pasada llevó a cabo la mayor estafa financiera del año en nuestro país. Con su CEO pendiente de la ley y de lo que pase con él, más de 5.000 inversores perdieron absolutamente todo el dinero que invirtieron en una empresa que en pocos días pasó de tener una valoración de más de 1.000 millones de euros a no valer absolutamente nada. Cero.

El caso Gowex no solo ha abierto el debate sobre la cuestionable rentabilidad de ofrecer Wifi gratis, sino que, sobre todo, ha encendido las alarmas: ¿cómo ha podido llevarse a cabo tal fraude sin que nadie, ni el MAB, ni la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ni las empresas auditoras, ni los analistas se diesen cuenta absolutamente de nada? ¿Cómo puede ser que todas las empresas del MAB se desmoronen por culpa de una empresa fraudulenta a la que nadie supo 'cazar' a tiempo?

Bodaclick: la 'puntocom' que se estrelló en Bolsa

Otro de los tendones de aquiles del MAB fue Bodaclick, la que en su momento fue la segunda empresa más relevante del MAB por detrás de Gowex. El caso de Bodaclick, no obstante, es distinto y, para bien o para mal, entra dentro de la lógica probabilidad de que una empresa no alcance los objetivos marcados, quiebre y tenga que cerrar.

La compañía nació en 2000 y diez años después entró en el MAB, una operación con la que atesoró 10 millones de euros. Sin embargo, los resultados nunca fueron los deseados por todos: pese a su rápido crecimiento, la compañía no conseguía enfilar adecuadamente el camino de la rentabilidad, y eso le pasó factura llegando a una situación de concurso de acreedores. Finalmente, la semana pasada, precisamente la misma semana en que se producía el caso Gowex, Bodaclick tiraba la toalla y anunciaba su liquidación definitiva.

Hay quien dice que una de las razones motivadoras del cierre de Bodaclick llegó a ser, precisamente, su entrada en el MAB. Y es que, mientras la mayoría de empresas de internet de alto riesgo suelen tirar de grandes inversores que aguanten la financiación hasta llegar a la rentabilidad, la estructura de inversores del MAB demanda otro tipo de exigencias, con lo que una empresa que tenga pérdidas y recurra a este mercado puede sufrir, y mucho.

El MAB se descalabra: cuatro empresas se salen

Mientras tanto, el Mercado Alternativo Bursátil se ha descalabrado en muy pocos días. A raíz del fraude de Gowex, era evidente que los inversores de este mercado bajarían drásticamente su nivel de confianza en las compañías allí presentes. Y así fue: en las primeras horas tras el hundimiento de Gowex, la mayoría de las 25 empresas del MAB cayeron entre un 20% y un 30%, aunque, poco a poco, van recobrando sus valores previos a esta crisis momentánea.

Sin embargo, muchos no quieren arriesgarse: de hecho, las cuatro empresas más valoradas de este mercado (Más Móvil, Eurona Telecom, Carbures y Ebioss) han solicitado salir del MAB para pasar a cotizar en el mercado continuo.

La CNMV, en el punto de mira

Al final, mientras muchos inversores extranjeros miran con recelo a todas las compañías del MAB, a quien todo el mundo mira con absoluta desconfianza es a la propia CNMV, encargada de control este mercado ¿Cómo pudo escapársele a la CNMV el pufo de Gowex? ¿Qué tipo de control estableció sobre la empresa? ¿Por qué nadie vio el más mínimo indicio de fraude?

Con todo, son varios los agentes económicos y financieros que empiezan a sugerir dos posibles teorías: por un lado, que la CNMV sufra una tremenda revolución, haga limpieza (dimisiones y destituciones incluidas) y asuma, de una vez por todas, el control a la hora de vigilar a todas las empresas; por otro, el más desolador (pero en absoluto imposible), que el MAB desaparezca y se empiece a estudiar la posibilidad de crear un nuevo mercado bursátil alternativo en nuestro país.

El MAB ya nació con polémica por las críticas a su laxo control. Y ahora, en plena crisis interna, no parece que las críticas vayan a cesar. Más bien al contrario.

Publicidad