TecnoXplora » Internet » Empresas

ADQUIERE ‘JUVENTUD’ Y NO MERCADOS EMERGENTES

Facebook compró WhatsApp para hacerle un lifting al caralibro

La compra tecnológica del año tiene su porqué. Facebook engulló WhatsApp para combatir el envejecimiento de sus usuarios. Esta sesión de lifting vale 14.000 millones de euros, un carísimo tratamiento de belleza para aparentar ser más joven.

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook

Getty Images Mark Zuckerberg, fundador de Facebook

Publicidad

Cuando eres una empresa tecnológica con 1.200 millones de usuarios y te acusan de peinar canas, tienes dos opciones. La primera es asumir tus diez años de vida, caminar más despacio y cambiar tu sudadera por un traje gris y una corbata oscura.

La segunda alternativa, en cambio, es mucho más cara. Te tiñes el pelo y te estiras la cara, o bien te zampas WhatsApp por 19.000 millones de dólares (14.000 millones de euros), como si fuera el elixir de la eterna juventud.

Eso es lo que ha hecho Mark Zuckerberg. Ni más ni menos.

Foto cedida por Facebook de la boda de Mark Zuckerberg

“Facebook no ha comprado mercados emergentes con la adquisición de WhatsApp. Ha adquirido ‘juventud’, entre otras cosas”, explica Pepe Cerezo, socio director de Rocasalvatella.

“Facebook nace en la era PC y ahora la mayoría de usuarios está en el móvil, en Instagram, en WhatsApp, en Snapchat: es otra era, pero post-PC, donde los usuarios son mayoritariamente nativos digitales”, añade Cerezo.

No. Nada de Asia, América del Sur o África. Facebook no compra mercados, compra otra cosa. Zuckerberg tiene síndrome de Peter Pan y quiere ser eternamente joven para tener “muchos amigos”.

Mark Zuckerberg con una gallina

Primero pagó 1.000 millones de dólares por el espejito de la madrastra de Blancanieves –Instagram- y, luego, intentó cazar al fantasmita adolescente de Snapchat, hasta que le dieron calabazas.

Y, ahora, intercambia acciones con el estadounidense Brian Acton y el ucraniano Jan Koum, fundadores de WhatsApp, y les paga 4.000 dólares en efectivo por sus 450 millones de usuarios –muchos jóvenes y en países en desarrollo-. Y, lo que es mejor, ya tiene acceso a toda esa lista de contactos y números de teléfono de una tacada, cosa que con Facebook no pasaba.

Porque Facebook tenía un problema grave. Sus arrugas.

No en vano, ha estado en la picota estos últimos meses debido a serios informes que le acusaban de ser una red social donde están casi todos los padres, pero no sus hijos.

Las conclusiones de un estudio de la Unión Europea lo dejaba claro. “Lo que hemos aprendido trabajando con jóvenes de 16 a 18 años en Reino Unido es que Facebook no está solo en caída libre, sino que básicamente está muerto y enterrado”.

Y si queda alguna duda, solo hay que tirar de hemeroteca. La audiencia de Facebook cayó el 3%, frente al crecimiento que experimentan las apps móviles o los chats. Precisamente, una de sus filiales, Instagram suma el 23% más de usuarios, y la recién adquirida WhatsApp elevaba ese porcentaje al 35%, según un estudio de Global Web Index.

Por eso, la operación WhatsApp no es más que un lifting. Mira esta foto de Mark Zuckerberg. Tenía 17 años y el rey del mundo tecnológico era Bill Gates, hoy un empresario casi retirado.

Mark Zuckerberg

Ahora, regresa hasta el principio de este artículo. Observa de nuevo a Mark, con traje y corbata, justo momentos antes de sentarse a la mesa con Barak Obama, the president of U.S.A.

Foto de anuario de Mark Zuckerberg

Así que, si tuvieras 19.000 millones de dólares y tu negocio fuera que cada vez más gente te mirara a la cara para repetirte "Me gusta", pero tu rostro está ya arrugado como un libro viejo, ¿qué harías con todo ese dinero?

WhatsApp.

Bienvenido, Mark, al país de Nunca Jamás.

Publicidad