Apple cierra círculos con sus compras en la mayoría de las ocasiones. Cuando compra otra empresa, a menudo es porque acabará integrándose en uno de sus productos o servicios, o para que forme parte de un servicio nuevo. Con su historial en la mano, ¿qué podemos esperar de cara a los próximos meses?

En primer lugar, Vrvana, una empresa dedicada a la realidad aumentad y la realidad virtual. La apuesta con ARKit en 2017 con la llegada de iOS 11 irá más allá, tanto por las presumibles gafas que acabará lanzando Apple, como con la integración en elementos nativos del sistema.

Vrvana | Vrvana

Luego está la compra de Lattice Data, una empresa especializada en Inteligencia Artificial, igual que la de Init.ai. En la industria de los smartphones, Huawei se vanaglorió en 2017 de lanzar el Mate 10, “el primer teléfono con inteligencia artificial del mundo”. Este lanzamiento puede marcar la tendencia de a donde van a ir todos los fabricantes. Con estas compras, hechas en la primavera y el otoño de 2017 respeectivamente, Apple podría fijar para 2018-2019 (seguramente, 2019) la llegada de inteligencia artificial a sus dispositivos con iOS.

Especialmente interesante es la compra, a finales de 2017, de PowerbyProxi, una empresa especializada en la carga inalámbrica y el desarrollo de métodos de recarga eléctrica sin necesidad de cables ni de inducción. Es fácil presumir hacia dónde se dirige Apple: la posibilidad de cargar nuestros dispositivos (móvil, reloj, auriculares…) sin cables e incluso sin tener que pegarlos a ningún otro dispositivo de carga, sino que funcione de forma 100% inalámbrica. Lo difícil es poner fecha a un desarrollo tan complejo.

Texture | Texture

También es muy reciente la adquisición de Texture, la plataforma de revistas digitales que presumiblemente acabará integrada en Apple News, tanto para dar un mayor servicio a sus clientes como para poder seguir engrosando su división de Servicios, que cada trimestre sigue creciendo y aportando más dinero a las arcas de Apple.

La última empresa de renombre en ser absorbida por Apple fue Shazam, a la que aunque bien se le podría sacar rendimiento en forma de integración en Apple Music y en el propio sistema de Apple, a priori parece que tiene más que ver con su capacidad para reconocer elementos del mundo real (no solo música) y lo vital que es esto para el camino de la realidad aumentada que comenzó a esbozar Apple en 2017. Algo que también revela que hablamos de una apuesta a largo plazo.

Así, la hoja de ruta no-oficial que marcan las compras en Apple indican la llegada de inteligencia artificial al iPhone y quizás a más dispositivos, el lanzamiento de un servicio de suscripción o pago por consumo de contenidos periodísticos digitales, varias vueltas más a la realidad aumentada que estrenó iOS 11, y quizás a más largo plazo, la posibilidad de cargar nuestros dispositivos de una forma realmente inalámbrica, sin tener que pegar los dispositivos a una base. Soñar es gratis.